15 consejos de manejo para lograr un mejor desempeño avícola

Lograr una buena salud de las aves, las instalaciones y el intestino requiere excelencia operativa y atención a los detalles. Una combinación entre la nutrición de calidad, la orientación veterinaria y una mayor consideración en cuanto al manejo de las aves ayudará a garantizar que su producción tengan la mejor posibilidad de desempeñar al máximo su potencial.

Algunas áreas críticas de enfoque son las siguientes:

  1. Bioseguridad
  • Las prácticas de bioseguridad bien definidas a lo largo de la producción avícola (antes, durante y después de la recepción) son cruciales para una producción exitosa.
  • La bioseguridad efectiva puede ayudar en la higiene, el control de insectos dañinos y ayudar a limitar la transmisión de enfermedades dentro y entre establecimientos.
  1. Tiempo de inactividad entre parvadas
  • Un tiempo de inactividad adecuado de al menos 14 días, según su operación, con medidas adecuadas de limpieza y desinfección entre la recepción de parvadas ayuda a reducir la transmisión de enfermedades y ofrece tiempo para prepararse para la siguiente cría.
  1. Preparación previa a la recepción
  • Se necesita una preparación previa a la recepción antes de la llegada del nuevo lote para ayudar a prevenir las pérdidas a lo largo del ciclo de producción.
  • Algunos puntos a considerar son: calentadores, temperatura, humedad relativa, ventilación, bebederos, comederos, etc.
  1. Prevención de la coccidiosis
  • La coccidiosis es una enfermedad causada por un parásito intestinal microscópico. Este parásito puede tener un impacto en la integridad intestinal y puede predisponer a las aves a otros problemas intestinales. El mantenimiento de la integridad intestinal con el uso de tecnologías innovadoras  es fundamental para permitir que las aves alcancen su máximo nivel a pesar de los problemas de salud intestinal.
  1. Manejo durante la crianza
  • Con las capacidades genéticas mejoradas actuales y el rápido crecimiento de las aves, se está invirtiendo más tiempo durante la fase crítica de crianza. Como resultado, asegurar un buen inicio en la producción avícola puede generar un impacto significativo en la salud y el desempeño futuro de las aves.
  • El período de crianza es un momento importante para el crecimiento intestinal y el desarrollo de una microflora equilibrada.
  1. Manejo de la Cama
  • La cama en una granja avícola actúa como un lecho para las aves. Además de pararse y descansar en ella, las aves picotearán naturalmente en ésta. La condición y la calidad de la cama tienen un impacto en la salud intestinal y la rentabilidad, desde el momento en que los pollos se alojan y durante toda la producción.
  • La cama húmeda presenta un círculo vicioso para la salud intestinal. Sin un manejo adecuado, la cama húmeda, incluso en pequeñas áreas, puede servir como caldo de cultivo para posibles patógenos y podría ser un punto de partida para el estrés intestinal y el desarrollo de enfermedades. A medida que aumentan los problemas de cama húmeda, aumentan los niveles de amoníaco en la granja, lo que podría ser potencialmente perjudicial para la salud de las aves. Es mucho más fácil prevenir y controlar las condiciones de humedad de la cama antes de que comiencen.
  • Algunos factores a considerar que pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la cama húmeda son: tipo de material, calidad y profundidad de la cama, calidad del agua, manejo de la línea de bebederos, manejo de la iluminación, ventilación y temperatura.
  • Una cama demasiado seca y con polvo puede ser uno de los muchos indicadores de que las aves podrían no estar bebiendo lo suficiente. Demasiado polvo puede causar problemas respiratorios.
  1. Administración del Agua
  • El agua potable representa del 70 al 80 por ciento de las necesidades diarias de bebida de las aves. Generalmente las aves consumen más agua que alimento. Como resultado, el agua es el nutriente más crítico de las aves. El agua limpia y abundante reducirá los desafíos y maximizará el desempeño.

     Los factores a considerar en el manejo del agua incluyen:

  • Calidad, altura, presión, contenido mineral y accesibilidad
  • Limpieza de las líneas/reguladores de los bebederos antes de la recepción de parvadas y durante la producción
  • Enjuague de líneas de agua entre lotes y durante la producción
  • Eliminación de biopelículas y acumulación de minerales
  • Mantenimiento de bebederos
  1. Manejo de la alimentación
  • Las aves deben tener fácil acceso al alimento. La altura adecuada de la línea de alimentación correspondiente a la altura de las aves ayuda a reducir el desperdicio de alimento y la mezcla de éstos con la cama, además garantiza que todas las aves tengan acceso a la alimentación. También se logra un acceso adecuado a la alimentación siguiendo las recomendaciones del fabricante de la línea de alimentación para la cantidad de aves por bandeja de alimentación o comedero.
  • Las aves picotean naturalmente sobre la cama, pero al evitar los eventos «fuera del alimento» se ayudará a reducir el potencial de picotear en exceso sobre la cama. Medidas simples como la activación de los sistemas de alimentación automáticos y la supervisión de los niveles de las bandejas durante la inspección de galpones pueden ayudar a prevenir dichos eventos.
  • Un alimento de buena calidad que evite contaminantes como las micotoxinas es importante para garantizar el desempeño.
  1. Densidad de población 
  • Se ha demostrado que una mayor densidad de población de aves, además de proporcionar condiciones de alojamiento excesivas, tiene un impacto negativo en el desempeño, causando estrés tanto a las aves como a la microbiota intestinal.
  • La reducción de la densidad del lote a lo largo de la producción general de las aves puede ayudar a reducir los desafíos.
  1. Manejo ambiental
  • La gestión ambiental general en la granja incluye muchos componentes, como la temperatura, la humedad relativa, la ventilación y la iluminación.
  • Comprender que estos componentes trabajan tanto por separado como en conjunto puede ayudar a guiar sus prácticas de manejo.
  1. Supervisión durante tiempos de transición
  • Aumentar la frecuencia de supervisión y examinar la actividad de la parvada puede ayudar con la detección temprana de enfermedades.
  • Se recomienda supervisar diariamente la temperatura, la humedad y la ventilación dentro de las instalaciones, así como también la temperatura exterior.
  • El control en los tiempos de transición puede ayudar a comprender lo que está sucediendo en la granja (por ejemplo, del día a la noche, cuando se alojan las aves, durante la crianza, cambios en la alimentación, etc.).
  • La supervisión del consumo de agua y alimento ayuda a controlar el progreso de la parvada.
  1. Revisión de equipos
  • Caminar por las instalaciones de forma rutinaria también ayudará a garantizar que los equipos permanezcan en buen estado de funcionamiento.
  1. Verificación de la mortalidad
  • Descarte aves enfermas lo antes posible.
  1. Manejo de la salud de la parvada
  • Trabaje con su veterinario para diseñar un programa personalizado para la salud de su parvada.
  1. Comunicación y trabajo en equipo
  • Asegurar una buena comunicación y coordinación entre todos los involucrados para ayudar a que su granja funcione sin problemas aportará un programa de manejo de la salud intestinal más fuerte y exitoso para sus aves.

Este artículo apareció originalmente en la edición sobre la estrategia de uso de antimicrobianos de enero de 2018 de Chicken Farmers of Canada.

Articulos Relacionados