Bienestar de las aves en la producción

La avicultura moderna ha dejado lo básico y esencial por el apresurado cambio en los patrones de producción y el acelerado reto que el consumidor de alimentos impone, afirma el Dr. Michael Canon, médico veterinario colombiano.

TodoElCampo – La avicultura moderna ha dejado lo básico y esencial por el apresurado cambio en los patrones de producción y el acelerado reto que el consumidor de alimentos impone, afirma el Dr. Michael Canon, médico veterinario zootecnista colombiano.

En un artículo publicado el miércoles 20 en el sitio Engormix.com, el profesional considera que es “fácil hablar de parámetros de producción basados en ganancias, conversiones y otros factores zootécnicos que son claves para una adecuada producción y rentabilidad del negocio”, sin embargo añade que “a veces suena difícil encontrar la relación que tienen estos con la calidad de vida, el manejo humanitario de la aves y su convergencia en un corto ciclo de producción”.

Se refiere al concepto de “bienestar como uno de los parámetros sanitarios y de manejo que debe ser adoptado e implementados para que los animales tengan un adecuado desarrollo en un ambiente conforme a sus necesidades, en donde  sus condiciones fisiológicas y etológicas no se vean alteradas en su etapa productiva o de vida”.

En la actualidad “no es competitivo quien no cumple con calidad, producción, costos adecuados, tiempos estándares, eficiencia, innovación, nuevos métodos de trabajo, tecnología y muchos otros conceptos que hacen que cada día la productividad sea un punto de cuidado a corto y largo plazo”, afirma el Dr. Canon.

“Los sistemas sanitarios mundiales acompañados de las directrices de organismos de referencia internacional como la World Society for the Protection of Animals WSPA, la Organización Mundial de Sanidad Animal OIE y otros organismos de importancia” han hecho que países de todo el mundo (menciona de la Unión Europea  e Estados Unidos y América del Sur)  practiquen los conceptos de bienestar y que estos tomen cada vez “más importancia”. Además que los productores asuman “conciencia”, fundamentalmente “sobre su impacto en la salud de los animales y su confort, en relación final con la salud y el bienestar del consumidor, enmarcado en la cadena de abastecimiento”, escribió el veterinario colombiano.

Además entiende que parte del rendimiento industrial “se puede mejorar mediante la aplicación inteligente de los principios básicos de producción y confort” en el trabajo con las aves.

Seguidamente el Dr. Michael Canon se ocupa de elementos claves en el manejo de las aves: las camas; la temperatura y la humedad; alimento y agua para beber; servicio sanitario y vacunación; y la captura de aves para el sacrificio.

MANEJOS Y REUTILIZACIÓN DE CAMAS.

En Colombia “los dos tipos de camas más utilizadas son en cascarilla de arroz o viruta de madera”, las cuales “tienen gran importancia en la salud de los animales pero también en el confort que esta puede brindarle a las aves en cualquier etapa productiva”, afirma el médico colombiano.

MANEJOS DE TEMPERATURA Y HUMEDAD.

Otro factor abordado en el artículo es el de la temperatura y la humedad. Manejos excesivos de temperaturas y humedades relativas “hacen que se genere una incomodidad en las aves y su metabolismo se vea en la obligación de regular estos parámetros fisiológicos que a su vez repercutirán en los factores zootécnicos que busca tener la industria”, considera.

SUMINISTRO DE ALIMENTO Y AGUA DE BEBIDA.

“A la hora de hablar de suministro de alimento y agua, no se puede dejar de mencionar que para primera y parte de la segunda semana el alimento y bebida deben ser a libertad o ad libitum es por esta razón que a la hora de hablar de bienestar animal ninguno de los dos debe ser una limitante y mas a la hora de llevar una producción eficiente y eficaz, con miras a excelentes resultados”, afirma el Dr. Canon.

“La ausencia de alguno de estos dos importantes componentes implica un ayuno obligado que se reflejaría en una reducción importante de ganancias de peso y demás factores zootécnicos, pero aun más significativo es someter las aves a un estrés que pueda afectar su sistema inmune y alterar su salud”, establece.

MANEJO SANITARIO. VACUNACIÓN.

Si bien hay varios manejos y técnicas de vacunación, se recomienda que cualquiera que sea la técnica por la que se opta, “el bienestar debe prevalecer sobre cualquier manipulación a la hora de llevar a cabo estas prácticas”. Por eso, “vacunas suministradas in ovo, al momento de nacer, en agua, picales, oculares,  subcutáneas, etc,  tienen un manejo operativo que debe salvaguardar el confort de las aves, ya que cualquier manipulación excesiva o un maltrato en estas puede afectar su sistema inmune e incluso llegar a ocasionar un aumento en la mortalidad durante el ciclo vacunal”, se advierte.

CAPTURA DE AVES HACIA EL SACRIFICIO (CARGUES).

Por último, cuando se llega al final del ciclo, “se procede a realizar la captura de las aves para envío hacia la planta”. Esta actividad “debe ser realizada por personal idóneo y debidamente capacitado para  evitar cualquier daño en la integridad física de las aves”.

La captura puede hacerse de día o en la noche, lo cierto es que en cualquier horario que se realice “debe tener en cuenta aspectos claves como: manejos de luz, ayunos programados no mayores a 12 horas, manejos de temperaturas externas e internas, tipo de captura (tradicional, argentino o ingles), cantidad de personas implicadas, velocidad de captura, tipos de jaula, medio de transporte y tiempo de recorrido”.

“Un manejo inadecuado de los anteriores aspectos puede incurrir en mermas fuera de los parámetros esperados”, advierte el técnico colombiano.

La captura de animal es fundamental para evitar lesiones, muchas de ellas son ocasionadas por problemas en granja y cargues (63 %) y en menor medida en los manejos que se realizan en las plantas (37 %).

Las lesiones más frecuentes: fracturas en las y cuartos traseros; dislocaciones en alas y cuartos traseros; hematomas en alas y cuartos traseros; politraumas: canales, puede ser  focal o multifocal (región pectoral, dorsal, costal). Todo esto afecta la productividad final que se verá reflejada en costos y no serán ajenos a la utilidad esperada por la industria.