Egipto reduce exigencia sanitaria para el pollo brasileño

Egipto aflojó las reglas sanitarias para la compra de pollo y la medida ya anima a los exportadores brasileños, que pasan a ver el país como un destino más prometedor para el producto en el momento en que Arabia Saudita, el mayor comprador, reduce los embarques para estimular la producción local.

El ministerio de agricultura egipcio emitió en marzo decreto que extingue la obligatoriedad de inspección de lotes de pollo del sacrificio hasta la entrega en el puerto de embarque por veterinarios licenciados en el país árabe. La medida vale para todos los países que integran la Organización Internacional de Salud Animal, OIE, entre ellos Brasil.

En la práctica, la decisión va a disminuir la burocracia y a disminuir el costo del pollo que llega a Egipto, debido a que la inspección sanitaria era asumida por los frigoríficos exportadores.

“La decisión, resultado de un intenso trabajo sectorial que involucra a la Cámara Árabe, Abiec, ABPA, FAMBRAS y la Embajada de Brasil en Egipto, trae una nueva perspectiva para el comercio con el país”, afirma el presidente de la Cámara de Comercio Árabe-Brasileña, Rubens Hannun.

Egipto es hoy el principal socio comercial de Brasil en el mundo árabe tras haber superado en 2018 a Arabia Saudita con importaciones de 2,13 billones. También es el tercer mercado para la carne bovina brasileña en el mundo, en gran parte gracias a los pedidos de su Ejército, que es el mayor cliente individual de los frigoríficos brasileños de bovinos en el mundo árabe, con pedidos regulares para alimentar a la tropa y hacer distribución de alimentos a la población de bajos ingresos.

En el pollo, sin embargo, el comercio es todavía muy tímido y, para Hannun, puede ser mejor explotado. En 2018, Egipto fue el 23º mercado para el ave brasileña en el mundo. Las ventas del producto al país sumaron sólo 76,2 millones de dólares, menos de un décimo del total vendido a Arabia Saudita, por ejemplo.

El presidente de la Cámara Árabe estima que la reducción en el costo del pollo será de al menos 10%a partir de la flexibilización de las reglas sanitarias. La estimación considera la diaria de US$200 pagada a cada veterinario egipcio, más los costos de viaje y estadía, durante los 40 días que se quedaban en promedio en Brasil.

También, resalta el potencial de Egipto como mercado consumidor. El país es el más poblado de la Liga Árabe, con 97 millones de habitantes, y el que presenta una de las mayores tasas de natalidad. Además, pasa por un rápido proceso de urbanización, cuyos signos incluyen un significativo aumento del consumo de proteínas semi-procesadas, cada vez más accesibles a la población.

“Hace poco, la mayoría de los egipcios consumía la proteína local de los asnos. Hoy, la delantera la tiene el bovino que está bien presente en los supermercados y el acceso a nuestro pollo acaba de ser más fácil, ahora que una barrera importante ha dejado de existir “, analiza Hannun.

La flexibilización de las reglas sanitarias puede representar una oportunidad para que los frigoríficos de aves brasileños compensen, al menos en parte, la reciente pérdida de espacio en Arabia Saudita, mercado que históricamente lidera las compras de pollo desde los años 1980.

Arabia Saudita está invirtiendo para disminuir la dependencia del pollo importado, en plantas subsidiadas y en la adquisición en el exterior de empresas de alimentos, con ayuda de su fondo soberano. La meta para 2030 es importar hasta 40% de la demanda. Hoy ese porcentaje llega al 70%.

En enero, el país árabe deshabilitó cinco frigoríficos de aves en Brasil como parte de la estrategia de priorizar la producción local. Antes, ya había impuesto sobre impuestos al pollo y endurecido las reglas para la aceptación del certificado halal del pollo brasileño, sello que garantiza el sacrificio de las aves conforme a los preceptos del Islam.

Al mes siguiente, una comitiva brasileña fue a Riad a intentar revertir la decisión de Arabia Saudita, pero aún aguardan el anuncio de una misión veterinaria a Brasil para una nueva inspección.