El escenario de La Rural

Roberto Domenech, Presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), fue el encargado de presentar a los titulares de las empresas Granja Tres Arroyos, Las camelias y Soychú, en una charla ofrecida en el marco de la Exposición Rural de Palermo. “Estos tres empresarios que están aquí sentados producen mensualmente 28 millones de pollos; dan empleo a más de 10 personas de manera directa y casi otro tanto indirectamente”, comenzó diciendo.

Fue importante llegar con el mensaje a ese escenario nacional del sector agropecuario, pero más todavía tener para decir lo que se dijo. El sector planea llegar 300 mil toneladas exportadas en 2019, según los dichos del dirigente de CEPA, Roberto Domenech, en La Rural. El directivo remarcó que se quieren subir de 250 mil toneladas exportadas el año pasado a 300 mil este año. La producción actual está en el orden 2.180.000 toneladas anuales y el consumo de carne aviar por habitante/año es de 47 kilos.

“El sector se está moviendo en línea con las oportunidades que presenta el mercado internacional y por otra parte en el contexto, de lo que se denomina la Mesa de Carnes junto con las carnes bovina, de cerdo y ovina conforman una oferta de materia prima de proteína animal lo suficientemente importante como para garantizar el abastecimiento interno en forma permanente y poder llegar en conjunto al millón de toneladas de exportaciones este año”, dijo Domenech.

Se trata de 600 mil toneladas de exportación de carnes bovina, posibles 300 mil toneladas de aviar y el cerdo comenzó a vender al exterior. El principal destino de exportaciones de carne aviar es China, en segundo lugar está Chile, seguido por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU), Rusia, Perú, Cuba y a Unión Europea sólo se destinan entre 6 y 7 mil toneladas, porque los aranceles que paga la avicultura son del 60%, prohibitivo para la actividad.

“Nosotros tenemos 60 por ciento de impuestos para ingresar a la Unión Europea lo que hace muy difícil tomar mercado, a no ser con productos específicos”, detalló. Consideró que “no hay trabas” para la producción avícola en la Argentina, pero que están “pendientes de que se logre salir de este proceso inflacionario, que la tasa de interés baje razonablemente y posible para desarrollar inversiones”.

“La industria en general tiene por delante un proceso de reconversión y de inversión muy importante porque llevamos casi cinco años de atraso en todo eso producto de la falta de crédito que en estos momentos es una limitante que nos condiciona el futuro”, manifestó Domenech.

Habló al término de un ciclo de charlas sobre la carne de pollo en la muestra de Palermo donde se pudo saber que aporta proteínas de alto valor biológico y que más del 50% de las recomendaciones proteicas se cubren con una porción de ave. La pechuga es uno de los cortes de carne más magros disponibles en el mercado y es el tejido muscular que predomina en la carne de pollo. Lo que para unos es novedad, hace años que para el sector es una meta cumplida.