Emprendimiento de Pellets con cama de pollo

Seleccionado como proyecto sustentable

El proyecto de pellets de cama de pollo de Nicolás Batherlemy y Gonzalo Cergneux, perteneciente a la Incubadora UCU, fue seleccionado entre los quince ganadores del programa Nacional PROESUS, en el cual participaron más de 240 proyectos de desarrollo sustentables de toda la Argentina.

Los estudiantes decidieron cambiar el destino de uno de los principales desechos de la industria avícola, transformándolo en un producto regional con alto valor agregado.

“El pellet de cama de pollo, como resultado directo de la producción avícola, se produce en grandes cantidades en el departamento Uruguay y la región, ya que existe una enorme concentración de granjas”, señaló Batherlemy. Cabe destacar que, efectivamente, la zona comprendida entre los departamentos Uruguay, Colón, Gualeguaychú y Gualeguay conforma un núcleo productivo cuya densidad de población aviaria es la mayor del país.

Para corroborarlo, Batherlemy indicó que “una sola de las empresas produce cerca de 300 mil toneladas anuales”. Los jóvenes encontraron en ese material “propiedades que podíamos volcar al medio”, dijeron. “En la actualidad la cama de pollo se utiliza como fertilizante, pero sin tratamiento ni controles. Nuestro proyecto apunta a darle ese tratamiento, haciendo que el producto sea seguro. La cama tiene en su composición bacterias, como salmonella o escherichia coli que, al no ser tratadas, son arrojadas a los campos con lo cual se contaminan las napas superficiales de agua y, en algunos casos, generando olores desagradables”.   

“Nuestro proyecto consiste en pelletizar la materia prima, es decir la cama de pollo, logrando eliminar las bacterias de medio. Disminuimos también el costo del transporte ya que, al estar pelletizado el producto se compacta en orden de tres a uno, con lo cual ocupa menos lugar. Sabemos que las propiedades de la cama son muy importantes como fertilizante orgánico, pero también conocemos los riesgos que se corren al no ser tratada correctamente. En materia energética tiene la propiedad de ser utilizado como material de ignición para estufas o calderas, reemplazando otras fuentes como el carbón”.

“La iniciativa comenzó hace más de cinco años y, pese a que la oferta de materia prima se mantuvo, las maquinarias que se utilizan para el tratamiento de la cama fueron moviéndose de precio constantemente. La ayuda que recibimos fue del programa nacional, que es el Fondo Semilla, que nos permitido acceder a un crédito inicial a tasa cero y hoy participamos de otro programa, que es Proesus, que premia a los emprendedores de todo el país. Sobre 240 proyectos quedaron 14, entre ellos el nuestro y lo más importante son las vinculaciones que quedan con otras iniciativas”.  

Entre el 14 y el 16 de julio próximo el proyecto será presentado en Buenos Aires.