Tareas sanitarias destinadas a proteger la producción avícola en el norte bonaerense

La erradicación y detección temprana, como así también el control en galpones y aves de traspatios, son actividades para prevenir enfermedades como la influenza aviar y de Newcastle.

Chivilcoy,(Buenos Aires) – El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), continúa con sus actividades de prevención y control sanitario en terreno, en esta oportunidad recorriendo los predios avícolas, en jurisdicción del Centro Regional Buenos Aires Norte.

El objetivo primordial es monitorear las producciones del sector y así confirmar la ausencia de enfermedades como la influenza aviar (IA) y de Newcastle (ENC), ya que son enfermedades que provocan un alto impacto negativo en la producción de aves.

Es importante recordar que Argentina se autodeclaró libre, ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), tanto de influenza aviar como de la enfermedad de Newcastle.

Es así que dando cumplimiento a las tareas sanitarias exigidas por los programas del SENASA, el referente avícola del Centro Regional Buenos Aires Norte, Fernando Mariño, realizó, en distintas localidades del centro y norte bonaerense, distintos muestreos en galpones de pollos y aves de traspatio, para confirmar el estatus de país libre de estas enfermedades.

Es importante señalar que la principal medida de prevención de enfermedades en las granjas avícolas, es la bioseguridad. En estos establecimientos, se recomienda reforzar los controles de ingreso (minimizar las visitas de personas ajenas e impedir el contacto con animales vecinos y/o de otras especies), instalar y controlar el correcto funcionamiento de pediluvios y rodaluvios, controlar moscas y roedores, evitar el contacto de las aves en producción con aves silvestres, entre otras.

Un sistema de vigilancia de alta sensibilidad permite detectar enfermedades (ENC o IA en este caso) de manera temprana y actuar para disminuir sus impactos. Involucra la atención de las notificaciones de mortandad y un muestreo anual, sistemático y dirigido a zonas y sub-poblaciones de aves de mayor riesgo.

Es imprescindible notificar al SENASA cualquier sospecha de enfermedad en aves que presenten signos clínicos compatibles con la influenza aviar o enfermedad de Newcastle (signos de tipo respiratorios, digestivos y/o nerviosos).

Dado que estas enfermedades finalmente producen la muerte de los animales, en caso de registrarse una elevada mortandad sin causa conocida, debe darse aviso inmediato.

Entradas relacionadas