Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los nuevos métodos de muda forzada a través de la dieta

12/20/2013

Sanidad Aviaria

Los nuevos métodos de muda forzada a través de la dieta

La muda es un proceso natural en las aves durante el cual reduce muy significativamente la ingestión de alimento sólido y, como consecuencia, pierden peso corporal, interrumpen la producción de huevos, renuevan el plumaje y regeneran la funcionalidad de su aparato reproductor.

El interés de inducir la muda radica en alargar la vida productiva de las gallinas durante un segundo ciclo de puesta y mejorar la calidad del albumen y de la cáscara, habitualmente deficientes al final del primer ciclo de producción (Keshavarz & Quimby, 2002). En general, también se reduce la mortalidad, los costes de producción y la inversión en reposición de animales y en incubadoras (Yousaf & Chaudry, 2008)

En la producción industrial de huevos es preciso que este proceso se realice de forma simultánea en todas las aves de una nave (o de una explotación entera, si es el caso) y en el período de tiempo más breve posible, para lo que es necesario inducir dicho proceso de muda.

El método de inducción de muda más habitualmente utilizado ha consistido en someter a las gallinas a una privación total de alimento durante varios días para acelerar el proceso de iniciar un segundo ciclo de puesta (North & Bell, 1990). Este método es fácil de aplicar, ventajoso económicamente y con resultados de producción post-muda satisfactorios (Brake, 1993).

Sin embargo, ha sido prohibido en la Unión Europea y muchos países, entre ellos EE.UU., también recomiendan evitar su uso. La razón de esta prohibición está en la consideración de que la privación de alimento provoca un estrés considerable en el animal, además de deprimir su sistema inmunitario e incrementar, por ello, su susceptibilidad a la colonización de su aparato digestivo por Salmonella enteritidis (Holt, 2003); (Ricke, 2003). De este modo, consecuentemente, incide negativamente sobre el bienestar del animal, así como en la seguridad alimentaria, pues se produce una transmisión transovárica de esta bacteria a los huevos, contaminando éstos (Patwardhan, et al., 2011).

Por consiguiente, es necesario que la inducción de la muda se realice por otros métodos que no supongan la privación de alimento, pero que tampoco perjudiquen la rentabilidad económica de la producción, es decir, que los resultados productivos tras la muda sean satisfactorios.

Los resultados generales de los numerosos trabajos desarrollados hasta la fecha muestran con bastante claridad que los métodos alternativos para inducir la muda permiten obtener resultados productivos que no difieren de los obtenidos con la privación absoluta de alimento a las ponedoras durante varios días. El reto es tratar de estandarizar una metodología adecuada a cada circunstancia (estirpe, época del año, disponibilidad de ingredientes a incorporar en las dietas de muda, etc.). Quizá el éxito del sistema tradicional estaba no sólo en sus buenos resultados sino también en su facilidad de aplicación.

Uno de los métodos alternativos de muda sin ayuno es el que implica la suplementación con oligoelementos como el Zn, pero éste es también un método muy cuestionado por el riesgo de acumulación en ciertos órganos. Aún y así, todavía es un método sobre el que se investiga, como podemos comprobar en el artículo reciente sobre el óxido de Zn como un mineral efectivo para la inducción de la muda. En él, podremos comprobar que el método se evalúa y se admite su eficacia de uso hasta un nivel de Zinc del 1% en dieta, a partir del cual se observan afecciones orgánicas, principalmente sobre el hígado.

Por otro lado, actualmente se trabaja en poner a punto distintos métodos de inducción de la muda, sin suprimir la alimentación de la gallina, que no le generen estrés y que no comprometan negativamente los resultados cuantitativos y cualitativos de la producción posterior.

En general, los diversos métodos de muda que se están experimentando y aplicando se basan en el suministro de dietas de baja densidad energética, de baja proteína o de ambas, lo que suele conseguirse incorporando una mayor cantidad de cereales o añadiendo ingredientes (productos agrícolas y subproductos) de alto porcentaje de fibra.

Se ha investigado, en estos últimos años, en dietas de alto nivel de fibra (bajo nivel energético y proteico) incorporando distintos ingredientes como harina de jojoba, harina de algodón en diversas proporciones, tercerillas de trigo, alfalfa, pulpa de uva, pulpa de tomate, cebada o distintas proporciones de maíz ; materias primas alternativas para inducir la muda .

 

Por Anna Fernández Oller

 

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
La racionalidad aplicada a la calefacción de galpones de crianza
Bienestar Animal en plantas de faena avícola
Estamos en un punto de inflexión
“Queremos profundizar la capacitación en el sector de la construcción”
“Transformar el territorio en un lugar sustentable y sostenible”