Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Buenas prácticas en faena de aves

GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS PARA EL USO Y CONSTRUCCIÓN DEL FAENADOR DE AVES-INTA

La agricultura familiar es una forma de vida y una cuestión cultural, relevante del sector agropecuario argentino, que tiene como principal objetivo la reproducción social de la familia en condiciones dignas, donde la gestión de la unidad productiva y las inversiones en ella realizadas es hecha por individuos que mantienen entre sí lazos de familia, la mayor parte del trabajo es aportada por los miembros de la familia, la propiedad de los medios de producción (aunque no siempre de la tierra) pertenece a la familia, y es en su interior que se realiza la transmisión de valores, prácticas y experiencias.

Este sector cumple un importante rol en la provisión de alimentos no solo a su familia sino también a la comunidad debido a su cercanía con los centros urbanos, permitiendo la llegada directa de productos como huevos de campo, pollos, conejos, lechones, corderos, pavos, leche, verduras, chacinados, etc. Es decir, que gran parte de los habitantes de zonas urbanas y fundamentalmente periurbanas y rurales, hacen de la producción animal su medio de vida, donde los animales son faenados habitualmente en las granjas y comercializados informalmente en forma particular a los habitantes del municipio o a través de las Ferias Municipales, brindando oportunidades de nutrición humana de calidad y de generación de ingresos al agricultor familiar.


Hoy en día la asistencia a ferias y la compra de los productos que allí se ofrecen está en franco crecimiento, a la vez que existe una creciente necesidad por parte de los consumidores de acceder a alimentos, de origen vegetal como animal, producidos de forma artesanal, sin agregados químicos, en donde se respete el ambiente; por lo que se requieren propuestas que permitan a los productores/as asegurar la calidad e inocuidad de los mismos.

La faena artesanal, domiciliaria o a campo es una práctica muy común en granjas de pequeños/as productores/as, principalmente porque estos/as productores/as no cuentan con la infraestructura de faena en cercanías de su producción primaria, ni con los medios para trasladar su producción en el caso de que esta se encuentre en una localidad cercana dada su escala productiva y económica. Esto lo lleva a vender su producción a precios usurarios sin posibilidades de agregar valor a lo que produce, perdiendo interés por mejorar sus condiciones de trabajo y producción; así como su aporte a la seguridad y soberanía alimentaria de los pueblos y ciudades que abastece.

El Estado, a través de sus organismos de investigación, extensión y de fiscalización, tiene una deuda con esta situación que viven diariamente quienes producen y consumen los productos de este sector productivo, debiendo generar mecanismos mediante los cuales a través de nuevas tecnologías, capacitación y fundamentalmente el trabajo interinstitucional se pueda dar respuesta a una demanda cada vez mayor de alimentos sanos, a precios justos, de cercanía y producidos en condiciones dignas y de respeto por el medio ambiente.

Ante esto es que el INTA propone un Diseño Tecnológico (se detalla en Anexo), que asegure las condiciones higiénico-sanitarias para mejorar la “faena domiciliaria” promoviendo la calidad e inocuidad de los alimentos logrados y el acceso a tecnologías apropiadas para el fortalecimiento de las economías regionales en el marco del desarrollo territorial y social, para ámbitos municipales.

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
Créditos por $2.000M para la cadena avícola
Producción de aves y cerdos con la vista puesta en la próxima temporada
Sectores productivos destacaron la línea de crédito anunciada por el gobierno
Presentaron tres nuevas líneas de financiación para MiPymes Entrerrianas
La UIER apuesta a fortalecer los parques industriales