Carga equilibrada de la incubadora

06/29/2013

Tecnología

Por Roger Banwell, Director de desarrollo de plantas de incubación

Carga equilibrada de la incubadora

A veces, resulta inevitable cargar huevos de diferentes lotes en una incubadora. Para evitar que ello provoque temperaturas desiguales en la incubadora y, por tanto, una menor incubabilidad y uniformidad entre los pollitos, es fundamental realizar una carga equilibrada.

Para lograr unos niveles óptimos de temperatura, ventilación y humedad en toda la incubadora, idealmente, los trabajadores de la planta de incubación solo deberían cargar en las incubadoras huevos fértiles de un solo lote, que hayan estado almacenados durante el mismo periodo. Estos huevos tendrán todos el mismo tamaño y generarán aproximadamente la misma cantidad de calor en aproximadamente el mismo momento.  En este caso, puede usarse el programa de incubación óptima específico para cada lote de huevos.

 
Sin embargo, en la práctica, la carga de la incubadora con huevos de un solo lote no siempre es posible. Si no hay huevos suficientes disponibles de la misma fuente para llenar una máquina, de ningún modo pueden dejarse carros vacíos y comenzar un ciclo de incubación en una máquina sin cargar por completo.
 
En estos casos, es inevitable cargar huevos de distintas clases de lotes en una máquina. Sin embargo, si se cargan, por un lado, huevos de un lote muy fértil que han estado poco tiempo almacenados y, por otro lado, huevos de un lote poco fértil que han estado más tiempo almacenados, pueden aparecer problemas. El primer grupo de huevos requerirá menos tiempo para calentarse y producirá calor más rápido, mientras que el segundo grupo de huevos se calentará más despacio, empezará a desarrollarse y generar calor más tarde. Por consiguiente, habrá grandes diferencias de temperatura. Estas diferencias aumentarán peligrosamente al final del ciclo de incubación, cuando los huevos generan más calor y se aumentan la ventilación y la refrigeración. Ello producirá una ventana de nacimiento amplia, posibles daños por calor y poca uniformidad en los pollitos.
 
En este artículo, explicamos cómo puede cargar su máquina con diferentes lotes y evitar al mismo tiempo cualquier pérdida de incubabilidad o uniformidad en los pollitos. Para ello, puede utilizarse la técnica de la carga equilibrada.
 
Ventajas de una pérdida de peso no lineal
 
Las incubadoras de Petersime utilizan el sistema de pérdida de peso no lineal. Este permite obtener un entorno extremadamente estable durante el desarrollo embrionario (días 0-9, en el caso de los pollos): en este periodo, la intervención de la ventilación, la humidificación y la refrigeración es muy limitada. La carga equilibrada no es un factor clave en esta fase.
 
Durante la fase de crecimiento embrionario (días 9-18), el calor generado es tal que se requiere un elevado grado de refrigeración y ventilación, lo que, inevitablemente, provocará ciertas diferencias de temperatura. Sin embargo, estas no serán excesivas: aplicando una pérdida de peso no lineal se consigue obtener una humedad natural, con lo que no hay que añadir humedad artificial.
 
Ello elimina un importante obstáculo para la uniformidad térmica, así como un posible contaminante de la bioseguridad de la incubadora.
 
Al incubar una mezcla de huevos, esta diferencia de temperatura reducida puede utilizarse en nuestro favor organizando una carga equilibrada.
 
Carga equilibrada
 
Por «carga equilibrada» entendemos una mezcla de huevos que tiene en cuenta su nivel de generación de calor y el punto en que dicho calor se genera, junto con la distribución del aire y la ubicación de los elementos de refrigeración.
 
Hay tres factores que tener en cuenta: la edad del lote, la fertilidad del lote y los periodos de almacenamiento. Teniendo en cuenta estos tres factores, hay cuatro normas de carácter general:
 
Una masa de huevos de un lote «de calidad» con alta fertilidad (entre 30 y 44 semanas de edad) generará más calor que una masa de huevos de un lote con baja fertilidad.
Los huevos más grandes (de lotes más viejos) generan más calor que los pequeños y poseen una relación superficie-volumen menor en relación con la disipación del calor.
Los huevos que han estado almacenados durante un periodo mayor generarán calor más tarde que los que han estado almacenados menos tiempo.
Los huevos de un lote más joven generarán calor antes.
Teniendo en cuenta estas normas generales, puede elaborarse el siguiente plan de carga general:
 
 
Posiciones A: lote de mayor fertilidad, más viejo (huevos más grandes), con el periodo de almacenamiento más corto
Posiciones B: lotes de menor fertilidad, más jóvenes (huevos más pequeños), con el periodo de almacenamiento más largo
Posiciones C: lotes de fertilidad media y edad media; con un tiempo de almacenamiento medio
Otras pautas de carga equilibrada son:
 
Por lo general, no se recomienda superar en más de 10 semanas de diferencia la edad de los lotes ni en más de 7 días de diferencia el periodo de almacenamiento o en más de un 10 % la fertilidad.
El carro de la incubadora, en el que estén instalados los tres sensores OvoScan™, debe cargarse con los huevos que generen más calor.
Cargue siempre la máquina simétricamente, de manera que la resistencia al aire sea la misma en ambos lados del ventilador principal.
No inicie nunca un ciclo de incubación si la máquina no está completamente cargada. Si lo hace, cualquier medición aplicada a la carga equilibrada carecerá de validez.
Las anteriores pautas son un buen punto de partida cuando se trata de cargar huevos de distintos lotes. Pero, en última instancia, será la experiencia la que determine la mezcla de lotes óptima, y solo los ensayos comparativos específicos podrán identificar las limitaciones absolutas generales.
 
Fuente: petersime.com

Entradas relacionadas