Sanidad aviar: La importancia de informar sospechas de enfermedades

Para preservar el estatus sanitario de la producción avícola argentina, el Senasa implementa actividades de prevención y detección temprana.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a veterinarios y veterinarias, productores y productoras, y al público general, algunas características y recomendaciones acerca de la influenza aviar (IA) y la enfermedad de Newcastle (ENC), enfermedades de las aves ausentes en nuestro país (exóticas).

La influenza aviar es una enfermedad que nunca estuvo presente en nuestro territorio, mientras que la enfermedad de Newcastle fue diagnosticada por primera vez en 1961 y estuvo presente hasta 1987, año en el que se registró el último foco en pollos parrilleros del departamento Uruguay, provincia de Entre Ríos. Diez años después del último foco, Argentina se autodeclaró libre ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), según lo establece la Resolución N° 446/1997.

Para preservar este estatus sanitario, el Programa Nacional de Sanidad Aviar del Senasa implementa actividades enfocadas a la prevención y la detección temprana de estas enfermedades, de gran impacto en la producción avícola y en el mercado mundial. Asimismo, con el consenso de los representantes del sector, se ha elaborado un plan de acción para el control y la erradicación ante un eventual ingreso a nuestro país.

La medida primordial de prevención en las granjas avícolas se basa en la bioseguridad. En estos establecimientos, las principales recomendaciones se centran en reforzar los controles de ingreso (minimizar las visitas de personas ajenas e impedir el contacto con animales vecinos y/o de otras especies), instalar y controlar el correcto funcionamiento de pediluvios y rodaluvios, controlar moscas y roedores, así como evitar el contacto de las aves de producción con las aves silvestres.

Otras de las medidas de prevención que el servicio veterinario oficial implementa, se basa en los controles de las importaciones de todas las aves que ingresan al país. En el caso de las aves de producción industrial, se permite y controla el ingreso de aves de un día y de huevos fértiles para incubación, de reproductores abuelos de la línea parrilleros y de reproductoras padres de la línea ponedoras.

En este contexto, Roberto Domench, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avicolas (Cepa), que nuclea a todos los productores de pollos del país que operan bajo la supervisión del Senasa, afirma que “el desarrollo del sector en materia de producción ha sido muy importante. Entre los principales valores a destacar se encuentran la sanidad que tiene la producción de pollos en la Argentina. Esa sanidad no solo se manifiesta a través del cuidad, del bien manejo y de la buena alimentación de aves que proveen una genética de alto rendimiento, sino también por la sanidad que tienen los planteles.”

“Dentro de esa sanidad hay amenazas permanentes que tiene la avicultura mundial, una de ellas es la enfermedad de Newcastle y la otra la Influenza Aviarde las cuales Argentina es un país libre de ambas enfermedades. Lo importante de esto es que hay que seguir trabajando y acampañando al Senasa. A la población le pedimos que se mantenga alerta con respecto a lo que se denomina vigilancia pasiva, que consta de dar aviso al Senasa si ven muertas aves silvestres, patos, garzas, para poder hacer los análisis correspondientes y mantener una vigilancia permanente sobre este riesgo que podemos tener, que hasta ahora estuvo muy bien controlado”, sostuvo Domenech.

Finalmente aseguró que, “estas enfermedades vienen de las aves migratorias y de aquellas que se mueven de un lado a otro, si es que están enfermas. En ese caso podemos y si tenemos el aviso, se puede poner la zona bajo cuidado y bajo vigilancia, es por eso que es de suma importancia que se de aviso al Senasa, para no correr el riesgo de que las enfermedades ingresen al los galpones. Tenemos que seguir trabajando en conjunto para mantener una avicultura sana, con productos altamente confiables y sostener así los mercados de comercio internacional abiertos.”

Asimismo, cabe resaltar la importancia de la detección precoz de estas enfermedades, como parte del sistema de vigilancia. Para esto, es fundamental la notificación ante el Senasa de cualquier sospecha de enfermedad en aves que presenten signos clínicos compatibles con influenza aviar o la enfermedad de Newcastle: signos respiratorios, digestivos y/o nerviosos.

La actuación inmediata ante la aparición de signos clínicos minimiza las consecuencias y optimiza la intervención, a la vez que posibilita el control de estas enfermedades antes de que se establezcan y diseminen.

El principal beneficio de la notificación temprana consiste en limitar el avance de las enfermedades con todas las consecuencias que esto puede implicar para la producción avícola y en el comercio internacional. Un cambio en el estatus sanitario respecto a estas enfermedades conllevaría limitaciones a las exportaciones de productos de origen aviar.

El Senasa cuenta con personal capacitado para la atención de estos eventos. Resulta indispensable que todos los actores involucrados en la cadena avícola, tales como productores, veterinarios/as y la población en general colaboren con el Senasa en la  notificación temprana de enfermedades aviares, a fin de poder evaluar, atender y contener una eventual situación de riesgo en el menor tiempo posible.

Un sistema de vigilancia epidemiológica sensible permite que el Senasa conozca y pueda implementar las medidas de prevención y control necesarias para evitar la dispersión de una enfermedad, hasta tanto se confirme o descarte la presencia de la misma.
Todos somos responsables del mantenimiento del estatus sanitario de nuestro país.

Para notificar la sospecha de una enfermedad detectada en animales de producción, puede utilizar los siguientes canales:
• En las oficinas del Senasa, comunicándose personalmente o por teléfono.
• A través de la app “Notificaciones Senasa”, disponible en Play Store.
• Enviando un correo electrónico a notificaciones@senasa.gob.ar

Entradas relacionadas