Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La Cadena porcina en números

La producción de carne porcina fue de 473.198 toneladas equivalentes a res con hueso entre enero y septiembre de este año, un 3% más que en el mismo período del 2018. En el mes de septiembre de este año se produjeron 51.243 toneladas equivalentes a res con hueso.

Entre enero y septiembre 2019, la faena de porcinos alcanzó las 5.094.118 cabezas (1,6% más que el mismo periodo de 2018) y las exportaciones sumaron 17.687 toneladas, lo que marca un incremento del 21% respecto al mismo período del año anterior. En el mes de septiembre de este año fueron de 2.375t.

Nuestra condición de país libre de Peste Porcina Clásica, Peste Porcina Africana y PRRS, coloca a la cadena productiva en un lugar privilegiado en el actual contexto internacional.

A nivel mundial, la carne porcina es la de mayor consumo, a diferencia de Argentina  donde su consumo se encuentra muy por debajo de la carne bovina o aviar.
En la carne de cerdo, el consumo es de 9 kg/habitante/año, divididos en 3kg de de carne fresca y 6 kg de fiambres y chacinados, siendo la tendencia el incremento de carne fresca gracias a esfuerzos de promoción del sector industrial y oficial.

A nivel productivo, la actividad cuenta con numerosas ventajas intrínsecas, como son la disponibilidad de maíz y soja, que conforman la base de la alimentación y el principal costo de producción, el clima favorable, la falta de amenazas sanitarias y la escala productiva necesaria que favorece su desarrollo a nivel regional.

La distribución territorial de los establecimientos porcinos marca su mayor concentración en el norte de la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe y centro de Córdoba, más allá de su distribución dispersa en todo el territorio nacional.

El destino principal de la carne porcina obtenida es la elaboración de chacinados, fiambres y embutidos, y en el caso de los porcinos de categoría, lechones, su destino principal es el consumo fresco.

Nuestro país cuenta, según registros  de 2014, con 71 establecimientos habilitados por Senasa para la faena de cerdos (mayores a 22 Kg), de los cuales la mayoría posee también habilitación para la elaboración de fiambres y chacinados, y 42 para la faena de lechones (menores a 22 Kg). Es destacable  que existe además una importante cantidad de establecimientos habilitados en el orden provincial y municipal que aportan un considerable volumen de producción.

El volumen de faena viene presentando un incremento con respecto a años anteriores de alrededor de 20% anual donde aproximadamente la mitad de la producción total es elaborada por cuatro establecimientos, los cuales poseen el mayor desarrollo industrial y tecnológico del sector.

Este incremento en el volumen de producción está asociado al  aumento de la eficiencia de producción y la competitividad frente a las carnes sustitutas, favorecido además por la alta disponibilidad de granos, bases de las formulas nutricionales para la alimentación porcina, y la falta de peligros sanitarios.

La distribución territorial de los establecimientos porcinos marca su mayor concentración en el norte de la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe y centro de Córdoba, más allá de su distribución dispersa en todo el territorio nacional.

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
La racionalidad aplicada a la calefacción de galpones de crianza
Bienestar Animal en plantas de faena avícola
Estamos en un punto de inflexión
“Queremos profundizar la capacitación en el sector de la construcción”
“Transformar el territorio en un lugar sustentable y sostenible”