La industria avícola renueva la expectativa

05/22/2016

Mercados

Datos del sector

La industria avícola renueva la expectativa

En el sector avícola de Argentina cada integración dispone profesionales y técnicos en cada empresa y establecimientos de reproducción de aves en la línea de abuelas, de reproductoras en la línea de padres, plantas de incubación, granjas para pollos de engorde, planta faenadora y cadena de distribución, además del molino productor de alimentos y algunas veces un laboratorio de control de alimentos y de sanidad.

La producción avícola involucra a más de 100 pequeñas y medianas empresas de capital nacional y a una gran cantidad de pequeños y medianos avicultores que trabajan, por lo general, con mano de obra propia o familiar.

La avicultura argentina ha sido caracterizada como el sector cuya dinámica de inversiones se ubica en el segundo lugar, después de la industria automotriz.

La población directamente beneficiada por la actividad está constituida por aproximadamente 70 mil trabajadores de la cadena productiva: productores avícolas, trabajadores rurales, empresas procesadoras avícolas, profesionales y técnicos que desarrollan actividades directamente ligadas a la producción avícola.

 

Una industria amplia

La Industria avícola es muy amplia, por un lado se puede obtener como producto la carne del ave y sus derivados; y por otro, el huevo y sus derivados. En el caso de la industria de productos cárneos, abarca desde la faena del ave, hasta la obtención de distintos productos, y subproductos, tanto comestibles como no comestibles.

Si hablamos de ovoproductos, abarca desde la recolección de los huevos en las granjas, para su expendio directo, hasta la obtención de los distintos productos, y subproductos, tanto comestibles como no comestibles, que de ellos derivan.

Las especies de las que provienen estos productos son los de género Gallus (pollos y pollas, gallinas y gallos), y los de género Meleagridis (pavitos o pavitas, pavas, pavos de cerda).

Existe en la Argentina una población promedio de 139 millones de aves industriales, de las cuales un 71,3% corresponde a pollos de engorde, un 27% a gallinas de postura, un 1,6% a reproductores padres y abuelos de ambas líneas genéticas y el resto a producciones no industriales.

Las áreas de producción avícola nacionales se concentran en mayor proporción en las provincias de Entre Ríos 44,43% y Buenos Aires 42,43%, según datos de 2013. El resto de la producción se distribuye en Córdoba 5,10%, Santa Fe 4,20% y Río Negro 2,84%. El 1% restante se ubica en Neuquén, Mendoza y provincias del noroeste argentino.

La faena de las aves se lleva a cabo en las 60 plantas habilitadas por el Senasa  y en otras de habilitación provincial o municipal estimadas en un 10% de la faena total de país.

De las plantas habilitadas por el Senasa, 28 (46%) se concentran en la provincia de Buenos Aires, 17 (28%) en Entre Ríos, siguiendo 7 (11%) en Santa Fe, 3 (5%) en Córdoba y una en cada una de estas provincias: Río Negro, Neuquén, Salta, San Luis y Mendoza (10% ).

 

Fuente: SENASA.

 

Entradas relacionadas