Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Diálogo con Victoria Giarrizzo

La ciudad tiene un mapa productivo muy heterogéneo

La titular de Producción del municipio Uruguayense, Victoria Giarrizzo dialogó con Cadenas de Valor, por Radio Nacional. Repasó los principales temas de la agenda económica y productiva de la ciudad y profundizó en los proyectos más importantes de la cartera a su cargo. Un tema central: el Campus Tecnológico.

¿Cuál es tu visión hoy sobre lo que es Concepción del Uruguay y la región en cuanto a cadenas de valor?

“Me parece que si bien Concepción del Uruguay en cuanto a cadenas de valor está muy centrada en lo que es la avicultura, lo interesante es que hoy prácticamente toda la cadena completa de la avicultura está dentro de la ciudad, desde lo que es investigación y desarrollo, porque hay muchas investigaciones, muchísima generación académica y de investigación aplicada, vinculada al sector avícola, pero de pronto también, todo lo que es la metalmecánica”. 

“Pero una cosa particular que fue pasando en que, si bien fueron apareciendo muchos sectores, teniendo como núcleo a la avicultura, gran parte de ellos hoy tiene vuelo propio. O sea que ha logrado salir de lo que es exclusivamente del sector avícola y encontrar otros nichos. Por ejemplo, así como tenemos en la ciudad a la empresa Entrecor, que produce packaging para el sector avícola, tenemos también en el parque industrial lo que es Embolsar, que produce todo lo que son los náilones que rodean los galpones de pollo y las bolsas. También laboratorios que producen vacunas para el sector aviar, que la industria química es uno de los principales sectores económicos y hoy además, es un sector innovador, exportador, algunas de cuyas empresas ha logrado, incluso, que se los premie por vacunas desarrolladas aquí, para resolver cuestiones puntuales y que han sido innovadoras y utilizadas en todo el mundo. Y esa industria química hoy también ha logrado vuelo propio. Debemos destacar además al sector académico, que también es un gran generador de mano de obra calificada. Por eso la ciudad atrae inversiones.

Y no olvidemos al sector metalmecánico, que si bien es un sector que hace núcleo en el sector avícola, todo lo que es producción de tolvas y acoplados se destina a otros sectores de la producción, especialmente la producción primaria. Tenemos empresas que producen máquinas y herramientas y es preciso destacar que son muy pocas las empresas del país que producen maquinaria”.

-En general las empresas tienen un fuerte componente familiar, en la gran mayoría de los casos. ¿Cuál es el rol que le asignas en el contexto actual al Estado en términos del  acompañamiento de todo este proceso? 

“Es muy interesante porque en Concepción del Uruguay es difícil encontrar empresas que no sean familiares, al revés de lo que pasa en muchas otras ciudades. Por otro lado, también encontrar las mismas empresas que ya están en la tercera generación y siguen funcionando. Y muy bien, porque ese es otro gran problema, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. Que en la segunda generación se empieza a complicar, porque no necesariamente los que siguen en la cadena familiar tienen el mismo interés que sus fundadores y después en la tercera generación son muchísimas las empresas que terminan disolviéndose. En Concepción del Uruguay las empresas familiares han perdurado y son muy poquitas las que no son familiares, desde laboratorios a metalmecánicas y ni qué hablar de los frigoríficos avícolas”.

Un caso aparte es la industria del software, bastante nueva en la ciudad, también un gran proveedor de servicios tecnológicos para el sector avícola. Pero vuelvo a repetir no se han quedado solamente en ese sector. Hoy cubren otros nichos, asisten a otros sectores y por eso cuando uno mira el mapa productivo de la ciudad, se ha convertido en un mapa, muy heterogéneo. Cuando uno habla de Concepción del Uruguay ya no lo hace sólo en términos de Avicultura. Existe el software, productos químicos, metalmecánica, alimentos y bebidas en general. En el caso del software, Concepción del Uruguay es la segunda ciudad de la provincia más importante en cuanto a su desarrollo, pero cuando uno mira la cantidad de empresas de software por habitante, Concepción del Uruguay es la principal”.

El campus tecnológico

“Desde Producción presentamos un proyecto para hacer un campus tecnológico en la ciudad, más específicamente en Maipú y Posadas  donde hay un predio que está hoy en desuso. El antiguo edificio de Vialidad Nacional. El proyecto incluye un subsidio de 20 millones de pesos que Nación otorga para los tecnológicos. Entonces armamos una idea para poner allí todo el sector de software. Llevar a las empresas del sector a que se instalen y, además, con la ventaja de que alrededor hay espacio donde se pueden instalar otras empresas del sector para hacer un gran distrito tecnológico. Es una iniciativa muy interesante y cuanto hablé con la gente de Nación, me dijeron que Concepción del Uruguay en una de los principales clúster tecnológicos del país y hace tiempo querían conocerlo. La ciudad está siendo reconocida por muchos sectores”. 

“Entonces, en esto del Campus Tecnológico involucramos a las universidades, a centros de investigación como INTA e INTI, las mismas empresas de software. Ahora estamos teniendo algunas reuniones con ellas para ver las necesidades y la idea es hacer un gran espacio de coworking para que puedan ir a trabajar o investigar, estudiantes, consultores independientes, para que interactúen y también hagan alianzas y surjan más emprendimientos. 

Después tienes la otra pata en la que también es importante trabajar, que es la mano de obra, porque hay mucha demanda laboral insatisfecha de empresas que buscan trabajadores, que buscan jóvenes con conocimientos y no encuentran, pero no encuentran porque están todos trabajando. El de software un sector importantísimo, porque tiene muchas características. Primero, que es gran demandante de empleo y cada vez va a demandar más. Segundo, que es un sector que cumple los requisitos que buscan los jóvenes; hoy tienen otra mentalidad, no quieren un trabajo para toda la vida. Quieren cambiar, hacer nuevas experiencias todas estas cosas que hoy buscan los jóvenes, que la empresa tradicional, de pronto, es más difícil dársela porque son líneas de producción constante que requieren la presencia de otras cosas. Pero la industria del software lo cumple y a la vez, en la medida

que la ayuda tecnológica crece, les posibilita a las industrias tradicionales también robotizarse e incorporar tecnología, que puede ser manejada desde otra lógica, que tiene

más que ver con esta lógica del joven”.

“Ahora, hay un tema interesante que es que las empresas no consiguen mano de obra porque los alumnos o los estudiantes de carreras duras son cada vez menos. Argentina es un país donde la mayor parte de los estudiantes buscan las carreras blandas, las ciencias sociales y muy poco las ciencias más duras, que tiene que ver un tema mucho con la forma y con el currículo de secundarios”. 

-¿Es la posibilidad de que el Estado intervenga con lo que puede poner que es infraestructura y la concentración en un solo lugar de todo este trabajo…? 

“Lo que le falta es visibilidad. Ni siquiera las mismas empresas del software conocen a veces se conocen entre sí. Presentamos varios proyectos, de hecho, algunos salieron de capacitación de empresas de la ciudad, de especialistas locales en temas que hoy demanda el mercado, por ejemplo, transformación digital, big data o inteligencia artificial. Ahora presentamos un proyecto para capacitar mujeres y diversidades en todo lo que es programación, que impulsamos junto a UADER y la Dirección de Género del municipio.

Pero bueno, y, por otro lado, el sector del software tiene un gran, una industria ideal para todo lo que esto, estas políticas de género que estamos viendo porque a la mujer le permite tener sueldos más altos que es uno de los grandes temas de la brecha salarial, entre hombres y mujeres, porque los sueldos del sector software son de por sí mucho más alto que el promedio de los sueldos del mercado. Por otro lado, te de esta posibilidad del trabajo de tu casa, que resuelve el gran problema de la mujer de salir al mercado laboral, que son las tareas de cuidado. No, todavía no tienen dónde dejar los chicos nosotros, por eso estamos haciendo. Presentamos un curso de para capacitar mujeres diversidades, en todo lo que es programación. Esto lo presentamos con UADER, como te decía antes.

La industria va a la escuela

“Estamos haciendo un programa que va a durar hasta el treinta de noviembre que es “La industria va a la escuela”. La idea es que los chicos de todos los colegios, no solo técnicos, sino desde el jardín hasta primaria y secundaria, fabriquen algo. Un producto como  desarrollo tecnológico. Cada colegio puede presentar la cantidad de proyectos que quiera.  El objetivo es que durante todo este mes y medio se anoten iniciativas, como las ue ya se han registrado de producción de ladrillos, de paneles solares, de impresoras 3d, o motores eléctricos. Otra escuela presentará todo lo que es la cadena de reparación de un motor eléctrico, diseño de indumentaria, juguetes. Se han anotado muchísimos proyectos y nosotros pretendemos que durante este mes y medio podamos llevar industriales y productores a los colegios para que intercambien experiencias con los chicos. También llevar a los chicos a algunas empresas que los industriales, de acuerdo a lo que lo chicos decidan fabricar, le abran sus puertas y generar este vínculo entre alumnos y el sector productivo para tratar de fomentar el estudio de las carreras más duras, tecnológicas, entonces con la UADER el año que viene vamos a medir si realmente esto tuvo impacto. Si aumentan o no las matrículas en este tipo de carreras. También hay otro cuello de botella que es el tema de conseguir trabajadores. Y lo mismo le pasa a otra otras ramas industriales, a la metalmecánica también. Conseguir gente con oficio, porque todos sabemos que en Argentina se perdió la Escuela de Oficios, lo cual que es un problema a nivel nacional, pero bueno, la ciudad se viene trabajando mucho. Las escuelas de oficio ahora, sobre todo este último tiempo, se han abierto nuevas, ha aumentado la cantidad de gente que está pasando por estas carreras. Y es un poco también lo que queremos estimular que los chicos de las escuelas secundarias sepan que tienen habilidades para hacer cualquier cosa, porque la verdad que todos tienen alguna habilidad”.

-En nuestra la principal cadena de valor que tenemos, que es la avicultura, casi en su totalidad está fuera del Parque Industrial. ¿Cómo analizan en esta cuestión? 

“En el Parque Industrial venimos haciendo un trabajo bastante intenso de mejoras. Se licitó para pavimentar algunas calles, trabajando en el bacheo, luminarias, cartelería, desmonte. Se ha hecho un trabajo muy intenso este último tiempo, si bien, hoy lo está financiando el municipio, a partir de fines del año pasado eliminamos las exenciones de la Tasa local para todas aquellas empresas que tenían más de diez años de antigüedad en el Parque Industrial. Las empresas que se radican, tienen un periodo de exención, suelen ser entre cinco y diez años y después comienzan a pagar la tasa local. En Concepción lo que pasaba es que había empresas que ya estaban hace treinta, cuarenta años y nunca habían pagado tasa. Se eliminó esa exención y algunas ya están pagando. Otras han iniciado acciones contra el municipio, porque consideran que no pagar la tasa es un derecho adquirido. Aun así se está recaudando algo y entre lo que se está recaudando y lo que aporta el municipio, se están haciendo muchísimas mejoras. Ahora esto de las mejoras ha llevado a que ya tenemos cinco empresas nuevas que se están instalando en el Parque Industrial, donde quedan todavía algunos lotes vacíos. Tenemos una empresa de capitales extranjeros, que está en tratativas para poner un gran laboratorio para fabricar productos medicinales derivados del cannabis. En la ciudad, estamos esperando que salga la ley que autoriza esto y tenemos muchas otras.  Daewoo vino a consultar para instalarse. Ahora sí pretendemos agruparlas todas en un lugar, hoy no tendríamos espacio. Entonces lo que estamos tratando de hacer es una zona a la que tomaríamos como espacio industrial, lo que no necesita normativa. La gente de Provincia hará todos los análisis técnicos, todo lo que requiere la zona. Un espacio para ser declarado parque industrial debe dejar todo el espacio listo por si en un futuro queremos transformado. Los parques industriales no necesariamente tienen que ser públicos; pueden ser mixtos, también privados. Creo que Concepción tiene que empezar a pensar en eso porque incluso nuestro parque industrial va quedando enclavado a la ciudad, de hecho hoy a su alrededor ya hay vivienda residenciales. 

-Estamos como a la espera de un repunte o de comenzar a hablar de dinamizar de nuevo la economía a nivel nacional. En Concepción del Uruguay ¿cómo crees que se está llevando esta segunda etapa de la pandemia en ese sentido?

“Tenemos dos ritmos de crecimiento: un ritmo al que crece el sector industrial y otro ritmo al que lo hace el sector comercial y de servicios. El sector industrial viene creciendo muy bien y ya incluso había sectores que venían creciendo con la pandemia. Por ejemplo, el sector metalmecánico. Es un sector que en medio de la pandemia ya había empezado a recuperarse, porque también fue un sector que se usó mucho de refugio de valor frente a dificultades para comprar dólares y además el agro venía traccionando muy bien. Ahora, eso no significa que la rentabilidad de los empresarios haya mejorado, porque después tienes atrás otros problemas. Pero si yo hablo exclusivamente en materia de crecimiento, el sector industrial viene bastante bien. La mayoría de los sectores industriales vienen creciendo muy bien este año. Ahora lo que es el sector comercio es diferente porque hoy, como tenes muchas restricciones para importar, buena parte de la demanda que antes se iba a productos importados, hoy lo hace hacia productos nacionales. Se ve en el sector textil, en todo lo que es partes y piezas, es difícil en algunos rubros sustituir porque el país y Concepción del Uruguay, hoy tienen tecnología y las inversiones necesarias para sustituir muchas de las cosas que se importan. Eso suele trabar. Hay industrias que si no producen más es porque no tienen insumos, materia prima o partes de piezas que necesitan para producir.

“Pero cuando uno mira al sector comercial o de servicios, viene muchísimo más lento porque el poder adquisitivo de la gente cayó. Entonces, ¿qué pasa en la industria? Lo siente porque se importa menos. Se queda con una porción más grande, pero el comercio no. Viene con mucha dificultad. Además, las subas de costos. Los costos han subido muchísimo, justamente por la falta de poder adquisitivo de las familias y la demanda baja. Muchas veces no tienes posibilidad de trasladar todo a precio porque si trasladas, no vendes. Pero también está el dilema que, sino trasladas, no puedes reponer la mercadería, entonces las empresas se empiezan a manejar con niveles de stock bajos. Entonces genera que de pronto tienes un momento, una fecha especial, cuando tienes posiblemente armas, pero no tenes stock porque además el proveedor hoy en muchos no te entrega la mercadería si no le pagan en efectivo, porque no quieren entregar a plazo por todas las dificultades que tiene la cadena de pago”.

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo a la parrilla

Del recetario de CINCAP traemos un plato tradicional argentino, donde toma mayor relevancia la forma de cocción , y se trata

DonAntonio (1)
El Presupuesto 2022 no prevé tomar créditos para gastos
Entre Ríos es la cuarta provincia en producción de porcinos
“El maíz tiene excelentes perspectivas, pero con reglas claras”
“Estamos camino a cerrar paritarias y modificaciones al convenio colectivo “
Empresas y Estado impulsan una logística estratégica