Mejoras en la cadena productiva

Estudio en los departamentos Uruguay y Colón

Un grupo de profesionales estudiaron el polo productivo avícola para producción de carne aviar de los departamentos Uruguay y Colón, en la provincia de Entre Ríos. El trabajo, que obtuvo el primer premio del Business Programs Fase III, organizado por el Instituto Di Tella y el laboratorio Ceva, da cuenta de “una avicultura muy expandida pero ineficiente y obsoleta en términos de infraestructura, la cual revela índices productivos y económicos ineficientes”.

La finalidad del proyecto es “ofrecer una mejora a la cadena productiva de manera de hacerla más competitiva y eficiente, obteniendo beneficios no solo para el productor, por medio de la tecnificación de sus galpones, sino también para las empresas integradoras. Se propone, una actualización tecnológica, de los galpones de producción de pollos parrilleros existente, mediante la incorporación de nueva tecnología o la construcción de nuevos galpones”.

Busca también “sumar nuevos talentos y retener los actuales que viven en las granjas y así trasferir conocimientos y cultura avícola hacia las nuevas generaciones, disminuyendo el impacto del éxodo rural. Otro aspecto fundamental considerado es el factor humano, destacando que son una minoría los granjeros jóvenes, observando un elevado porcentaje de productores que ya están en edad de retiro y que sus granjas, debido a la poca capacidad de alojamiento y a su edad o los galpones existentes, no tendrán continuidad”.

“Es importante destacar en este punto, que el 17.2% de los productores encuestados (431) ya cumplieron la edad de retiro, (promedio actual 70 años) representando el 13.33% de las aves criadas actualmente y hay un 10.18 % de productores (edad promedio 62 años), alojando un 9.06% de la producción actual. Un pilar fundamental para que el proyecto sea exitoso y sostenido en el tiempo es la propuesta de capacitación constante y específica sobre los temas abordados. La tecnología adquirida lo requiere, para obtener el máximo beneficio”.

“En este sentido, luego del análisis detallado de los datos relevados, concluimos que el impacto en el desarrollo productivo y las ganancias resultantes de este proceso, están seriamente condicionados por la capacidad estructural de las granjas productoras de pollos parrilleros y el envejecimiento del personal”.

Problema o necesidad

“Encontramos en los departamentos Uruguay y Colón, en la provincia de Entre Ríos, una avicultura muy expandida pero ineficiente y obsoleta en infraestructura”, que deriva en “índices productivos y económicos incompetentes. Entre los factores que conducen a esta realidad podemos mencionar: el envejecimiento o falta de actualización de los galpones en estructura y equipamientos, tamaño de las granjas en cuanto a su capacidad total de alojamiento (granjas pequeñas), atraso del recambio generacional de los productores, donde los hijos migran hacia otras actividades industrializadas ubicadas en los centros urbanos, falta de inversión y mantenimiento de la infraestructura, desmotivación del productor para permanecer en la actividad debido a la escasa rentabilidad del negocio y un acceso al crédito muy limitado, para realizar mejoras o crecimiento”.

“Debido al tamaño de las explotaciones, los trabajos son realizados por la familia, con unidades productivas pequeñas, que se ven en la necesidad económica de realizar otras actividades, muchas veces fuera de su predio, lo que explica la ineficiencia de los resultados productivos y, por ende, económicos”.

Justificación

“Entre Ríos representa el 50% de la avicultura Argentina con 2584 granjas de producción de pollos de carne. De éstas, el departamento Uruguay aloja 731 en producción y Colón 452. Ambos alojan más del 50% del total de la producción de la provincia y son los departamentos de más alta densidad de población avícola. Los resultados que han arrojado las encuestas que hemos realizado a 431 productores, indican que los galpones fueron construidos en su gran mayoría durante los años 1989 a 1995. Son de tecnología tradicional, dependiendo de la mano del hombre para poder modificar los parámetros ambientales y productivos. A esto se suma la edad de los dueños u operarios, actualmente superan los 52.31 años promedio al momento de realizar las entrevistas (junio de 2019), observándose que no hay un recambio generacional y que la infraestructura descripta ya se encuentra amortizada y obsoleta”.

“Estas granjas relevadas en los departamentos Uruguay y Colón, en la provincia de Entre Ríos, no cumplen con las exigencias que requieren las aves en el marco del proceso moderno de crianza, para expresar su máximo potencial genético, de lo cual resultan parámetros productivos poco competitivos, lo que define el ingreso económico de la familia”.

Los nuevos supervisores

“Nuestra propuesta es actualizar los galpones, reemplazándolos por otros con tecnología disponible en el país y ya probada en la zona, que no solo mejoran los índices productivos y económicos, sino que también marcan un gran cambio en el estilo de vida de los productores. En el período de crianza y engorde, el manejo de la granja depende de sus decisiones y acciones durante las 24 horas. Creemos que deben transformarse en supervisores de la actividad. Los trabajos en los nuevos galpones, en gran medida, están realizados por un controlador automático”.

“Otro tema, más que importante, es la unidad económica avícola, hoy el promedio de alojamiento por granjas, en ambos departamentos, indicador obtenido del resumen de las 431 entrevistas, es de 34.493 aves por granja, alojados en 3.19 galpones por establecimiento, cuando la unidad económica avícola mínima es de 70.000 aves. En los próximos años, por la edad de los integrados, el estado de sus unidades productivas y el escaso ingreso económico, desaparecerán de la producción, cerrando sus establecimientos”.

“La propuesta es construir estos nuevos galpones que alojarán entre 28000 a 35000 aves, dependiendo de las medidas que se dispongan en los predios, o actualizar los existentes ampliándolos a las medidas estándar, instalando el equipamiento necesario, para que las granjas lleguen a la unidad económica y, de esta manera, hacer eficiente la productividad de la granja, aumentando el ingreso monetario del establecimiento, permitiéndole al productor dedicar su tiempo completo a esta actividad y poder vivir del negocio”.

Objetivos

El proyecto tiene un objetivo general, que es mejorar de los resultados productivos y económicos obtenidos en los establecimientos de cría y engorde de pollos parrilleros, ubicados en la costa del Uruguay, en los departamentos Uruguay y Colón, provincia de Entre Ríos, establecido en un plazo de 5 años.

Además fija objetivos específicos, entre ellos, la actualización tecnológica de los galpones, ya sea por modernización de los existentes o construcción de nuevos; capacitación específica en manejo de la tecnología adquirida y actualización constante de las medidas de manejo de las aves, respecto de la evolución de mejora genética permanente; incentivo, desarrollo e inserción de nuevos talentos y retención de los actuales; cumplimiento de las normas de bioseguridad establecido por el Programa Operativo Estandarizado de Sanitización (POES) y acceso a programas de financiamiento de créditos a mediano y largo plazo.

Destinatarios

La iniciativa está dirigida a productores avícolas integrados de la costa del río Uruguay, ubicados en los departamentos Uruguay y Colón, provincia de Entre Ríos y las empresas integradoras que tienen acción en ellos.

Descripción del proyecto

Galpones existentes

Se ajustará cada proyecto en forma individual de acuerdo a las particularidades edilicias del galpón existente; el equipamiento que se instalará será el mismo descripto en el punto 2 para galpones nuevos. La tecnología dispone un equipo de ventilación automatizado, comederos automáticos y aislamiento térmico del galpón mediante el uso de espuma de poliuretano. El paquete eléctrico se instalará completamente nuevo de acuerdo al diseño y requerimiento de la norma.

Galpones nuevos

Se trata de la construcción de un galpón con estructura metálica de caño y cerramiento de chapa tanto en techo como en laterales. Las dimensiones del mismo son: 150m de largo por 12.625m de ancho, que determina una superficie de 1894 m2. El terraplén del galpón se realiza con palas remolcadas por tractor, el criterio es utilizar el suelo de la zona a modo de facilitar el escurrimiento del agua de lluvia en las proximidades del galpón y determinar la base de asiento para los caminos. Las fundaciones consisten en pilotines de hormigón armado, cuyo diámetro es de 55cm y la profundidad mínima de los mismos es de 1,50m entrando al menos 50cm en el terreno natural. Es decir, que las profundidades en un mismo galpón pueden variar de acuerdo a la altura del terraplén. En el caso de que exista un levante mayor a 1m, la profundidad de los pilotines estará determinada por la altura del terraplén más 50cm que debe penetrar en el suelo natural. El hormigón se ejecuta en obra, la armadura de la fundación consiste en un tubo de malla de 15x15x6mm con un recubrimiento de al menos 5cm. Dentro de la malla se disponen 3 hierros φ10mm en forma de “U” atados con estribos φ6mm cada 10cm. El pilotín se vincula a la estructura por medio de dos varillas roscadas φ1” de 50cm de largo. Las dimensiones del dado de apoyo de la estructura son 20cm x 40cm, elevándose 30cm del nivel de terreno. (Figuras 3 y 4).

La estructura del galpón es un pórtico pre-armado de caño redondo, las columnas son de caño de 4” de diámetro con un espesor aproximado de 9mm y la cabreada se materializa con caño de 2 7/8” de diámetro y 7mm de espesor. Dicho pórtico se transporta a la obra y se coloca por encima de los dados previamente hormigonados donde están previstas dos varillas roscadas que por medio de la sujeción con tuerca de acero galvanizado y arandela que sirven de vínculo de la misma con la fundación. La columna del pórtico en su pie consta de una chapa plegada o bota de anclaje de 1⁄4” de espesor. La estructura del galpón se arriostra con cruces de San Andrés dispuestas según cálculo, se dispone cable de acero galvanizado de 6mm estirado con tensores No 12. El pórtico prevé el vínculo para las correas de techo mediante una pieza de anclaje ejecutada con chapa de 3mm de espesor. Las correas de perfil galvanizado “C” 120x2mm, se ajustan con bulones 5/16”. En la colocación se debe alternar las uniones de correas de modo que no quede alineado el encuentro de todas las correas en una misma cabreada. Las correas centrales se vinculan con tillas de refuerzo cada 1.5m sujetadas con tornillos autoperforantes 14×1”. (Figuras 4, 5, 6 y 7).

Para el cerramiento lateral se debe dejar previstos perfiles galvanizados “C” 80×1.6mm verticales colocados cada 1,5m en la parte superior que se vinculan a la correa externa y en la parte inferior se introducen en el muro perimetral 10cm. El mismo perfil se utiliza para realizar la estructura de soporte al cerramiento de los frentes. En los laterales la chapa se dispone en sentido horizontal y en el frente en sentido vertical. (Figuras 8 y 9).

El muro perimetral se ejecuta de 10cm de ancho, la altura del mismo es de 40cm en total, de los cuales 10cm deben entrar en el terreno. Éste recorre todo el perímetro del galpón, bajo los extractores el muro se eleva a 50cm por sobre el terreno. (Figuras 4 y 9). Para el cerramiento se utiliza chapa trapezoidal T101 No27, en 7m para techo y en 12m para laterales. La chapa se ajusta con tornillos autoperforantes 14×1” y arandela vulcanizada. El remate de la cumbrera se realiza con un caballete de 40cm de desarrollo en chapa No27 y en las cenefas también con una chapa de 40cm de desarrollo y labios de 1,5cm. El galpón en su totalidad se aísla térmicamente con espuma de poliuretano aplicada en spray en un espesor promedio de 2,5cm.

En una de las cabeceras del galpón se deben dejar previstos 9 nichos para extractores cuya medida es de 1,40 de ancho x 1,43 de alto, se dispones 4 nichos en un lateral y 5 en otro. Los extractores se separan como mínimo 50cm. En los laterales de la cabecera opuesta se ubican los paneles evaporativos, los mismos tienen 15m de desarrollo y se colocan alejados a 80cm del lateral del galpón, para lo cual se debe prolongar el techo del galpón en los 15m de desarrollo de paneles en 1m. (Figuras 7 y 10).

El galpón está provisto de 1 portón en cada frente de 3,30 x 2,45m, y 3 portones en los laterales de 1,80 x 2,00m. El ingreso al galpón se prevé únicamente por la casilla de control cuyas dimensiones son de 1,50 x 3m dispuesta en la cabecera del galpón. La sección del galpón se reduce con la colocación de cielorraso a la altura del cordón inferior del pórtico, sujetado con tornillos autoperforantes 14×1” y arandela 5/16”, sobre el mismo también se sueldan eslabones de cadena, que sirven para suspensión de sistema de comedero, bebedero e instalación eléctrica. El equipamiento del galpón está compuesto por 4 líneas de bebedero y 3 de comedero, dos silos de 13.440Kg de capacidad cada uno, con la entrada de alimentador transversal ubicada a 1,50m de la cabecera, 27,3m2 de paneles evaporativos en ambos laterales, 14 inlets de ventilación mínima dispuestos por debajo del cielorraso a 80cm del eje del galpón en tresbolillo, que distribuyen el aire que ingresa al ático desde las cabeceras.

Integrantes de equipo

Carlos Giardinelli, Cristian Francou, Gustavo Pereira, Horacio Gamero y Nicolás Gambardella.

Tutor, Verónica Funes.

Entradas relacionadas