Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Panorama Agrícola semanal

El coronavirus tuvo un papel protagónico durante la semana de negocios en la Bolsa de Chicago, como reflejo de la caída global de los principales indicadores bursátiles por las imprevisibles consecuencias que la expansión del brote puede generar sobre la economía mundial. El trigo y el maíz fueron los más dañados por el movimiento bajistas, con quitas que rondaron el 5% para el grano fino y que superaron el 3% para el grano grueso. La soja, en tanto, bajó sólo un 0,8% gracias al soporte que le brindó el “efecto Argentina”, a partir del posible aumento de los derechos de exportación para la oleaginosa, que –según las lógicas de especulación del mercado– reduciría las ventas argentinas y le daría más “cuota de mercado” a los proveedores estadounidenses. En el nivel local, en cambio, la incertidumbre generada por ese posible cambio en las retenciones (se plantea suba para la soja y baja para otros productos) provocó la caída general de los precios y dejó la plaza casi desierta.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 Viernes 28Viernes 21Variación en %
Petróleo44,7653,38-16,15
Dólar/Euro1,10301,0848+1,68
Real/Dólar4,48154,3895+2,10
Peso/Dólar*62,01061,639+0,60

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

La corta semana fue muy negativa para los precios de la soja en el mercado doméstico, producto del cierre del registro de declaraciones juradas de ventas al exterior y de la posibilidad de que los derechos de exportación para la soja suban del 30 al 33% (como contrapartida habría bajas para otros productos no especificados aún). Esto acentuó la debilidad de un mercado que ya venía en baja, como consecuencia de la caída externa de las cotizaciones por la falta de compras chinas y por el coronavirus; del avance de las cosechas en Brasil y en Paraguay, y del pronto arranque de la recolección en los campos argentinos.

Con ese marco, las ofertas de los compradores cayeron de 230 a 215 dólares por tonelada disponible para la zona del Gran Rosario. Así, al cabo de dos semanas, el precio de la soja se derrumbó un 12,24%, desde los 245 dólares con que cerró la jornada del viernes 14 de febrero.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 14.588, mientras que para el lunes fue fijado en 14.553 pesos. En el cierre de semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 229,40 dólares por tonelada, equivalentes a $ 14.258. En cuanto a la soja de la nueva cosecha, la BCR relevó el FAS en 221,30 dólares por tonelada. El valor FOB en los puertos argentinos cayó de 349 a 342 dólares por tonelada.

Igual de adverso resultó el balance de la semana para la soja nueva, para las entregas entre abril y mayo, dado que la transición fue de 223/225 dólares a un valor abierto de 205 dólares por tonelada en la BCR, que si bien pudo subir a 210/215 dólares por lotes importantes, en rigor, no fueron más que valores nominales, que no generaron interés entre los vendedores. Para los puertos del sur, la variación semanal fue de 223 a 215 dólares por tonelada para Bahía Blanca y de 222 a 213 dólares para Necochea.

También fue adverso el cierre semanal en el Matba Rofex, dado que los ajustes de las posiciones mayo y julio retrocedieron un 2,67 y un 2,61%, tras pasar de 224,50 a 218,50 y de 229,50 a 223,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 de febrero y el 16 de marzo deben salir desde el Gran Rosario 7200 toneladas de poroto de soja, 1.225.510 toneladas de harina y 177.363 toneladas de aceite. No hay embarques previstos desde otros puertos.

Acerca de los cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que a la fecha, un 68,5% de los 17,4 millones de hectáreas implantados con soja se encuentra transitando etapas críticas para la definición del rendimiento bajo una condición hídrica entre óptima y adecuada. “La favorable evolución climática, dada especialmente por las recurrentes precipitaciones a lo largo del ciclo del cultivo, permite elevar la proyección de producción a 54,5 millones de toneladas. Esto representa un incremento de 1,4 millones respecto de la anterior publicación”, indicó la entidad. Pero adelantó que “no se descartan futuros aumentos dependiendo de la evolución del cultivo y de las precipitaciones durante las próximas semanas”. Vale recordar que la actual previsión de la BCBA y los 55 millones proyectados por la BCR se ubican por encima de los 53 millones de toneladas calculados por el USDA, por lo que no habría que descartar que en su reporte del martes 10 el organismo modifique su cifra para la Argentina.

Por segunda semana consecutiva, la soja cerró con leves bajas en la Bolsa de Chicago, donde los contratos marzo y mayo resignaron un 0,79 y un 0,70%, al pasar de 327,21 a 324,62 y de 330,33 a 328,03 dólares por tonelada. La crónica bajista comenzó el lunes de Carnaval, por la ola de temor que inundó los mercados como consecuencia del brote de coronavirus que se extendió de Asia a Europa y por sus insondables implicancias sobre las finanzas globales.

Sin embargo, si las bajas de la soja no fueron mayores fue por el “efecto Argentina”. Ocurre que los rumores sobre el aumento de los derechos de exportación para la soja, que podría extenderse a sus subproductos, generaron un repunte de las cotizaciones del poroto y de la harina en Chicago, por la posibilidad de que las ventas externas desde la Argentina se reduzcan y que ello amplíe las exportaciones estadounidenses. Claro que esto no deja de ser un movimiento “lógico” de un mercado de futuros ante una posibilidad, que lejos está de ser una realidad.

En rigor, Estados Unidos debe, primero, resolver su relación con China, algo que la “fase uno” del acuerdo firmado a mediados de enero aún no parece haber resuelto, por el coronavirus o por las propias ambigüedades de la letra puesta en el papel. Además, los fondos de inversión no pueden soslayar la abundante entrada de grano desde Brasil, Argentina y Paraguay, que en bloque representa unos 190 millones de toneladas, un volumen sin precedentes históricos para la región.

En cuanto a la cosecha de Brasil, el viernes Arc Mercosul relevó su progreso sobre el 43,1% del área apta, con un progreso semanal de 8,9 puntos. Las labores se ubican próximas al 44,2% del promedio histórico, pero por debajo del 56% vigente un año atrás. La consultora detalló que en Mato Grosso, el mayor productor brasileño, la cosecha superó el 80% del área, mientras que en Paraná se aproxima al 40% y en Rio Grande do Sul se encuentra en la fase inicial.

Por último, y atado a lo que señalamos sobre la relación con China, muy negativo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó negocios 2019/2020 por 339.300 toneladas de poroto de soja, por debajo de las 494.300 toneladas del reporte anterior y muy por debajo del rango previsto por los operadores, de entre 600.000 y 900.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2020/2021, el organismo relevó ventas por apenas 22.100 toneladas.

MAÍZ

Para el maíz la semana también fue negativa en el mercado local, por las bajas externas y por la incertidumbre doméstica. Las ofertas de los exportadores bajaron de 140 a 130 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 155 a 150 dólares para Bahía Blanca.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 8282, mientras que para el lunes fue fijado en 8345 pesos. En un clima de menores ofertas entre el jueves y el viernes, las propuestas de los consumos relevadas por la BCBA pasaron de 8750/9500 pesos a 8050/9200 por tonelada, según condición, calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB en los puertos argentinos cayó de 175 a 169 dólares por tonelada.

Para las entregas diferidas a abril el saldo también fue adverso, con una transición de 140 a 130 dólares para el Gran Rosario; de 155 a 145 dólares para Bahía Blanca, y de 150 a 145 dólares para Necochea. En el Matba Rofex los ajustes de las posiciones abril y julio retrocedieron de 140,10 a 137,50 y de 132,40 a 130,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 de febrero y el 16 de marzo deben salir desde el Gran Rosario 861.710 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 115.150 toneladas; desde Necochea, 20.000 toneladas, y desde otros puertos, 16.200 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que durante la última semana continuaron incrementándose las expectativas de rinde de los cuadros tempranos y tardíos de maíz con destino grano comercial. “El avance de cosecha ya se ubica en el 1% de los 6,3 millones de hectáreas implantado. Los rindes recolectados se mantienen por sobre los promedios zonales en las provincias de Santa Fe y de Entre Ríos. Frente a este panorama, se incrementa la proyección de producción en 1 millón de toneladas, llegando a las 50 millones”, informó la Bolsa. Añadió que gran parte de los lotes tardíos continúan transitando el período de definición de rinde. “Los cuadros tardíos se encuentran llenando granos bajo muy buenas condiciones hídricas y sanitarias”, dijo la entidad.

Por tercera semana consecutiva, los precios del maíz cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos marzo y mayo perdieron un 2,79 y un 3,28% de su valor a caer de 148,42 a 144,28 y de 149,89 a 144,97 dólares por tonelada. Sin el auxilio del “efecto Argentina” que aliviano la carga negativa para la soja estadounidense, el cereal fue golpeado por la caída global de los mercados como consecuencia del coronavirus, que derrumbó el valor del petróleo (ligado al cereal por el etanol), pero también por la falta de compras chinas y por la previsión de un ciclo 2020/2021 récord en los Estados Unidos.

Neutro para el mercado de maíz resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2019/2020 por 864.600 toneladas, por debajo de las 1.249.200 toneladas del reporte precedente y cerca del mínimo previsto por los operadores, en un rango que fue de 800.000 a 1.300.000 toneladas. Además, el organismo relevó ventas por 113.600 toneladas de maíz 2020/2021.

Tras la traumática campaña 2019/2020, afectada por excesos de humedad, la siembra de maíz se presenta como la primera opción al considerar el ciclo 2020/2021 en los Estados Unidos. Así lo expuso la publicación estadounidense Farm Futures, tras relevar la opinión de 728 productores entre el 23 y el 29 de enero. En ese trabajo el maíz fue el cultivo más elegido por los agricultores, que incrementarían la superficie destinada al cereal un 7,68% respecto del año pasado, al pasar de 36,30 a 39,09 millones de hectáreas. “Si estos planes se confirman, el área sembrada sería la segunda más grande registrada, solo por detrás de los 39,40 millones de hectáreas de 2012”, indicó la publicación.

Añadió que si los rendimientos del maíz retornan al promedio de los últimos cinco años (sin toman en cuenta 2019), de 108,84 quintales por hectárea, la producción alcanzaría los 388,64 millones de toneladas y superaría el récord de 2016, de 383,56 millones. Vale recordar que el viernes 21 de febrero, en su Foro Anual, el USDA proyectó la intención de siembra de maíz en 38,04 millones de hectáreas, el rinde promedio en 112,04 quintales por hectárea y el volumen de la cosecha, en 392,70 millones de toneladas.

TRIGO

Con volúmenes comercializados puntuales y reducidos en el ámbito de la exportación, los precios del trigo también reflejaron un descenso semanal, aunque mucho menos traumático que el padecido por los granos gruesos. En efecto, la transición para el cereal disponible fue de 195 a 185 dólares por tonelada para el Gran Rosario; de 202 a 195 dólares para Bahía Blanca, y de 193 a 190 dólares para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por Agricultura en $ 12.017, mientras que para el lunes fue fijado en 12.292 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 12.200/13.400 a 12.000/15.550 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB del trigo pan en los puertos argentinos subió de 240 a 245 dólares por tonelada. 

En el Matba Rofex el balance semanal también fue negativo para el trigo, porque los ajustes de las posiciones marzo y julio retrocedieron de 206,50 a 201,40 y de 210 a 204,50 dólares por tonelada. El dato más preocupante es el nivel del contrato diciembre, que durante el breve segmento comercial tras los feriados de Carnaval cayó de 166,50 a 162,50 dólares por tonelada, frente a los 172 dólares vigente un año atrás.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 de febrero y el 16 de marzo deben salir desde el Gran Rosario 513.690 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 47.000 toneladas, y desde Necochea, 156.435 toneladas.

Muy negativo fue el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones marzo y mayo en la Bolsa de Chicago perdieron un 4 y un 4,90%, al pasar de 202,46 a 194,37 y de 202,83 a 192,90 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas, los mismos contratos cayeron un 4,91 y un 4,68%, al variar de 172,15 a 163,69 y de 174,72 a 166,54 dólares por tonelada. Al igual que al maíz, al trigo lo golpeó de lleno el raid bajista global provocado por el coronavirus.

Fue negativo para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el USDA relevó el jueves ventas 2019/2020 por 381.800 toneladas, levemente por encima de las 346.300 toneladas del reporte anterior, pero por debajo del rango previsto por los operadores, de entre 400.000 y 600.000 toneladas. Además, el organismo confirmó negocios por 68.100 toneladas de trigo 2020/2021.

La caída persistente de los precios del trigo en Rusia resulta una noticia bajista para el mercado estadounidense, dado que mejora la competitividad de las exportaciones del principal proveedor global de trigo que, finalmente, no impuso ninguna cuota restrictiva –al menos de momento– sobre sus ventas externas en el segundo semestre de su ciclo comercial.

Y aunque tímidamente, también comienza a verse como bajistas los reportes climáticos que auguran tiempo mayormente húmedo y fresco para los próximos meses en Australia, que podrían favorecer una paulatina recomposición de los ánimos de siembra de trigo, luego de tres campañas severamente afectadas por la sequía en el país que usualmente provee de trigo al sudeste asiático y a China.

Granar Research

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
La ciudad tiene un mapa productivo muy heterogéneo
La terminal portuaria uruguayense clave en la producción regional
La racionalidad aplicada a la calefacción de galpones de crianza
Bienestar Animal en plantas de faena avícola
Estamos en un punto de inflexión