Situación de la enfermedad y desafío actual

08/29/2017

Bioseguridad

Influenza Aviar

Situación de la enfermedad y desafío actual

En los últimos años, la influenza aviar (IA) ha afectado gravemente la industria avícola en diversas regiones del mundo. En función de las características de casos como los del norte de América o Asia, no caben dudas que se trata de una epizootia muy grave.

 
Se han planteado varias cuestiones sobre las medidas que deben aplicarse para controlar la enfermedad y existe mucho interés en utilizar la vacunación como una herramienta complementaria a la bioseguridad y las medidas de monitoreo adoptadas.
La IA es una enfermedad altamente contagiosa, que tiene como principales huéspedes a gallinas, pollos y pavos, aunque es probable que todas las especies aviares sean susceptibles a la infección. En algunos casos, la enfermedad se presenta con pocos signos clínicos o bien en forma fulminante, matando a las aves, sin que se observen signos previos. Las tasas de morbilidad y mortalidad son muy variables. Con mayor frecuencia se observa una alta morbilidad y baja mortalidad, sin embargo, en el caso de virus altamente patógenos, la morbilidad y la mortalidad pueden alcanzar al 100 % de las aves.
 
La Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) define a la influenza aviar de declaración obligatoria como una infección de las aves de corral, causada por cualquier virus de influenza tipo A perteneciente a los subtipos H5 o H7. Los virus pertenecientes al subtipo H9, se han presentado en ocasiones con mediana patogenicidad.
 
Los países de la región con antecedentes de IA son México, Canadá, Estado Unidos y Chile.
En México desde hace años se implementan planes de vacunación rutinarios para el control de la enfermedad. En los Estados Unidos, el USDA declaró en enero de este año que no tenía planes en el futuro inmediato de vacunar a las aves de corral contra la influenza aviar altamente patógena, aunque había conseguido contratos con dos compañías para producir vacunas.
 
Situación actual de la enfermedad
 
En la última década, se han producido más de sesenta brotes de los serotipos H5 y H7 de la influenza aviar de alta patogenicidad que han afectado a diferentes animales en todos los continentes (América, Europa, Asia, Oceanía y África) y siete tenían su origen en brotes de baja patogenicidad. En los últimos años, la IAAP se ha presentado con mucho más frecuencia que en los años anteriores y se ha extendido a más de 60 nuevos países.
El virus H5N1 altamente patógeno (cepa asiática) ha estado afectando a explotaciones avícolas del sudeste asiático para luego difundirse al este de Europa, presentándose en aves silvestres y en algunas explotaciones de aves de corral de Rusia, Turquía, Grecia, Rumania y Hungría.
El mismo virus también se presentó posteriormente en Francia y Alemania. Actualmente, fue detectado en algunos países del norte y centro del continente africano. En América se han detectado distintos tipos de virus de IA en Canadá, Estados Unidos y México, en el norte del continente y en Chile para el caso de Sudamérica.
 

Entradas relacionadas