Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Presentan probiótico desarrollado en EE.UU

10/20/2009

Alimentos

Entrevista con el Dr. Guillermo Tellez

Presentan probiótico desarrollado en EE.UU

El Dr. Guillermo Tellez cursó su Maestría en Patología Aviar en la Universidad Nacional de México (UNAM) y posteriormente viaja a la Universidad de Texas, donde obtiene su doctorado en Microbiología Veterinaria. Luego se desempeña por 16 años como Jefe del Departamento de Aves, en la Facultad de Veterinaria. Hace 8 años fue convocado por el Laboratorio de Salud Avícola, que pertenece al Centro de Excelencia de Ciencias Avícolas de la Universidad de Arkansas, donde cumple el rol de Profesor Investigador.
 
Organizado por AMEVEA y Vetanco, se realizó en el INTA Concepción del Uruguay la presentación de un nuevo producto, en este caso, un probiótico desarrollado de manera conjunta con la Universidad de Arkansas, en los Estados Unidos. El encargado de esa tarea fue el Dr. Guillermo Tellez, un investigador de esa casa de estudios. Cadena Av&iacutecola dialogó con el especialista sobre éste y otros temas relacionados especialmente a la alimentación de parrilleros.
«La presentación –señaló Tellez-   se orientó al papel que la microflora intestinal juega en la fisiología digestiva de los animales. En la actualidad se la considera un órgano dentro del intestino y tiene funciones tan importantes, no sólo en relación a las aves. Cualquier organismo vivo que tiene un tracto digestivo aloja en su interior una gran cantidad de microorganismos benéficos, que tienen un impacto muy importante en cuanto a la absorción de nutrientes, la motilidad del intestino y el flujo sanguíneo, entre otras cuestiones». 
«En otro orden, tratamos de establecer hasta qué punto podemos manipular esta microflora, que ha evolucionado durante los millones de años que la vida tiene en la tierra, en todos los seres vivos. Como se trata de algo muy sensible, que puede ser manipulada por diferentes mecanismos, como la misma dieta o los antibióticos, que llegan a modificar dramáticamente esta microflora».
«Lo mismo ocurre con los probióticos, o suplementos de bacterias benéficas vivas que, por otro lado, son un nutriente para estas bacterias. Muchas veces los rumiantes o los mamíferos no disponemos de algunas encimas para digerir ciertos nutrientes. Por ejemplo, los hidratos de carbono de una manzana, una banana, una naranja o la lechuga. La microflora sí puede hacerlo e incrementar de esta manera la digestibilidad».
 
 
 
El nuevo producto
«Este probiótico que presentamos fue desarrollado en la Universidad de Arkansas, en los Estados Unidos, donde trabajo actualmente. El grupo de investigación le dedicó ocho años y se trata de un producto que tiene una gran proporción de trabajo científico como respaldo. Luego se patentó y en la actualidad se conoce como Floramax, con distribución en el sudeste asiático, Estados Unidos, México y Argentina. En esta ocasión se realizó el lanzamiento del probiótico en nuestro país».
 
 
 
Los cocciodiostatos
Cadena Av&iacutecola consulto al investigador sobre la utilización de algunos químicos en alimentación.  «En el mes de enero de 2006, la comunidad europea prohibió la utilización de químicos y drogas, para alimento en animales y es una situación que está cambiando la legislación en muchos países y Europa lleva la delantera. Para los exportadores de pollo y cerdo, que pretendan seguir enviando sus productos a Medio Oriente, Asia o mismo a Europa,  tendrán que eliminar este tipo de sustancias».
«Por otro lado, no existen muchas herramientas que puedan utilizar los productores cuando deban dejar de lado estas drogas en los alimentos. Si bien los probióticos no tienen una actividad específica para coccidios, sí para otros promotores de crecimiento cuyas drogas serán eventualmente eliminadas y vienen a surgir como una herramienta alternativa al uso de antibióticos»..
 
Algo sobre el intestino
 
En realidad, se trata de un tema sobre el que he tenido la oportunidad de trabajar durante muchos años y el área más importante en la investigación en que he trabajado es la integridad del intestino. Toda la salud de un individuo, no sólo de los mamíferos, que tiene un tracto digestivo, conserva en su interior la microflora intestinal, que juega un rol importantísimo en la fisiología del intestino. Se encuentra invadido permanentemente por alimento y agua, pero también por químicos tóxicos y bacterias que en determinado momento pueden ser patógenas. El intestino tiene, además, una extraordinaria función en la extracción de los nutrientes. Desarrolla desafíos únicos, especialmente porque está interactuando constantemente con factores externos a través de la dieta.
De hecho, se trata de un órgano que separa el medio ambiente externo del interno, tanto como la piel y, a primera vista, aparece como algo muy simple, pues se trata de un tubo epitelial compuesto por unos cuántos tipos de células, rodeado por una delgada capa muscular y nervada. En esta mucosa encontramos un epitelio simple pero, desde el punto de vista evolutivo el intestino, como órgano endodérmico ha alcanzado un nivel de complejidad y sofisticación que apenas es apreciado.
La mucosa intestinal está constituida por una simple capa de células epiteliales que son reemplazadas a razón de 70 billones diarios. Es el responsable no sólo de la absorción de nutrientes y agua, sino también secreción de mucosa, encimas, hormonas y complejos antimicrobianos. Es el órgano endógeno más grande del cuerpo, que segrega más de 30 hormonas, con lo que supera el número que tenemos en la glándula hipófisis.
Encontramos en él homeostasis energética, integridad inmunológica y el movimiento de su contenido significa que debe encontrarse en continuo diálogo con el resto del organismo, por lo que se le puede equiparar con nuestra estación eléctrica y hasta se lo ha denominado nuestro segundo cerebro. En este sentido, me refiero al cerebro intestinal porque contiene lo que se conoce como sistema nervioso entérico, que son neuronas que regulan el intestino; tienen más células nerviosas que las que podemos encontrar en la médula espinal y, sin dudas, de las que podemos encontrar en el sistema nervioso periférico.
Se calcula que existen más de 10 millones de células nerviosas, nada más en el intestino delgado, pero un sólo nervio lo conecta al cerebro.
Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
El INTI busca fortalecer a la industria entrerriana
Créditos por $2.000M para la cadena avícola
Producción de aves y cerdos con la vista puesta en la próxima temporada
Sectores productivos destacaron la línea de crédito anunciada por el gobierno
Presentaron tres nuevas líneas de financiación para MiPymes Entrerrianas