Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Mesa de Buenas Prácticas Agrícolas

Trabajar hacia dentro de la comunidad productiva agroalimentaria

El Ing. Agr. Pablo Guelperin, Coordinador de la Mesa de Buenas Prácticas Agrícolas en la provincia Entre Ríos, dialogó con Cadenas de Valor sobre la capacitación en el tema, considerado central en relación a la producción agropecuaria.

“Las buenas prácticas agropecuarias dieron lugar en Naciones Unidas a los objetivos de desarrollo sustentable cuando nosotros queremos pensar en el planeta Tierra en el mundo que queremos para nuestros hijos y nuestros nietos la idea que esos objetivos que se plantea Naciones Unidas y que comparte la mayoría de los habitantes del planeta, hambre cero y desarrollos, entre otros. De manera que el conocimiento acumulado a lo largo de cientos de años de crecimiento en las distintas ramas del saber humano científico, tomando el conocimiento que viene ancestralmente, pero a visionándole la experimentación, los desarrollos tecnológicos esas son las buenas prácticas. Es la mejor manera de hacer las cosas que hoy, como humanidad, tenemos y son herramientas a disposición de cada uno de los habitantes y la obligación nuestra es difundirlas y adoptarlas”.

“Así que en la Mesa de Buenas Prácticas de Entre Ríos lo que Intenta hacer es contarle a la gente de qué se tratan y trabajar hacia dentro de la comunidad productiva agroalimentaria para que se adopten lo más rápidamente posible. En cada una de las actividades, las cadenas productivas llevan al conocimiento de la gente”.

-Podemos decir Pablo que utilizando de alguna manera las buenas prácticas agrícolas, ¿podríamos estar acercándonos a comer más sano?

“Sin duda que sí. Yo creo que la gente que te escucha tiene que tener tranquilidad de que el alimento que llega a nuestra mesa es un alimento muy seguro y muy sano porque cumple con un montón de regulaciones a nivel internacional establecidas por el Codex Alimentario. A nivel nacional, establecida por el Código Alimentario Argentino, regulado y controlado por distintos organismos públicos muy tecnificados, como el Senasa hasta las distintas reparticiones de Bromatología. Es decir lo que llega a nuestra mesa muy controlado, no es que cualquiera nos vende lo que sea. Al contrario, cuantas más etiquetas tienen nuestro alimento más sellos y más números de registro, más seguro es lo que comemos”.

-Seguimos haciendo hincapié en que el problema de fondo es el cómo se produce ese alimento, cuáles son las mecánicas, la metodología, la forma en que tratamos a nuestros recursos naturales.

“Por eso el conocimiento humano como les decía ha ido mejorando todas esas preocupaciones que vos expresas que han ido perfeccionando, mejorando para que el como sea cada vez más seguro. Argentina hace más de treinta años que viene aplicando sistemas sin laboreo denominado en siembra directa, cuidando el recurso más importante de la humanidad, que es el suelo.  Entonces, para cuidar el recurso natural suelo, lo más importante es hacer siembra directa y Argentina lidera en ese aspecto, más del ochenta por ciento de nuestro suelo se trabajar sin laboreo”.

-No todo el paquete tiene la misma racionalidad en términos de sustentabilidad. ¿Por qué? Porque hay algunas partes de ese paquete. Por ejemplo, la que obliga a que el suelo quede pelado donde la rentabilidad le gana a la racionalidad…

“Las buenas prácticas agropecuarias son el conocimiento vivo y en evolución. Van año a año mejorando y cambiando en la misma proporción que van añadiendo saberes y experiencias nuevas. Ese suelo pelado, que es el periodo de barbecho que va cosecha de la otra, el productor intenta que en su campo no nazca ninguna, maleza para tener el terreno listo para la siguiente siembra. Hoy estamos promocionando una mejor practica, una nueva forma, a la que denominamos campo siempre vivo, donde entre una cosecha y otra dejamos nacer un cultivo de servicio o también cultivo de cobertura, que es una especie que coloniza, que cubre nuestro suelo entre una cosecha y la siembra siguiente para que, justamente, el suelo no esté desnudo”.

“Aun así, compartiendo que el suelo o el campo pelado o desnudo no es lo mejor para el suelo, porque la tierra, es un ecosistema vivo. Cuantas más especies estén ahí habitando, mejor, más saludables así que tratamos de que haya siempre alguna planta creciendo. Eso mucho mejor que el hecho de que este peleado, pero pelado y sin labranza y mejor que movido por las herramientas de laboreo convencionales”.

-En realidad, no sería. No serían problema matar la maleza con agroquímicos si no fuera porque se agroquímicos terminan en los cursos de agua…

“No deberían llegar a los cursos de agua porque los agroquímicos bien usados, con buenas prácticas agropecuarias, no tendrían por qué tener esa deriva. El Ing. Agr. sabe en qué condiciones ambientales, con que regulación del equipo, con que período de carencia entre la última aplicación y la cosecha se deben utilizar. La mayoría de los agroquímicos son biodegradables o fotosensibles, es decir la luz del sol los va desactivando y transformando sus moléculas. Se incorporan al medio ambiente sin generar mayores problemas para el ecosistema. Ahora, si lo aplicamos mal, si lo aplicamos con viento, lo hacemos un día de mucho calor, con máquinas que no hacen una pulverización correcta, sin su regulación adecuada. Hay que tener en cuenta dos cosas: una es la cantidad que realmente encontramos, la segunda si eso que encontramos es riesgoso para la salud, porque una sustancia es tóxica siempre en función de la cantidad que nosotros o que nuestro organismo reciba”.

-Concretamente a nivel nacional se estableció la obligatoriedad de aplicar ciertas buenas prácticas en producciones de frutas y en producciones de hortícolas eso ya es obligatorio para todo productor citrícola, frutícola y hortícola en el país…

“Entre Ríos adhirió y el organismo de control de esas buenas prácticas es el SENASA Entonces lo que nos parece importante en primera instancia es trabajar con todas las escuelas agrotécnicas porque todas tienen producción agropecuaria hortícola. Muchas también tienen de frutales y pensamos que los egresados los tienen que haber experimentado como modelo en su establecimiento la aplicación de las buenas prácticas agropecuarias obligatorias y a su vez conocerlas para después llevarlas a otros productores. Entonces, junto con el SENASA, el Consejo General de Educación Entre Ríos, con el área de Educación Técnica y todo su equipo junto a la Mesa, desarrollamos este curso de capacitación para docentes que los formará en la aplicación de las buenas prácticas agropecuarias en estas dos actividades, específicamente concretamente, para cumplir con esta etapa de obligatoriedad en frutas y hortalizas.

-Vemos que si no hay un marco legal importante que te ayude a implementar esa buena práctica y que obligue a respetar los controles sobre determinadas actividades, los problemas se repiten.

“En el año no hay más de cuatro o cinco denuncias de malas prácticas y tenemos veintidós mil productores. Dos millones de hectáreas producidas. Vos sabes lo que la gran dispersión de localidades con escuelas. Tenemos ochocientos, cincuenta escuelas rurales. La sustentabilidad tiene tres aspectos: uno el ambiental, pero la otra pata de esa mesa es la sustentabilidad social y la otra la sustentabilidad económica. Debe haber un equilibrio entre todas. No podemos hacer solo foco en la sostenibilidad ambiental olvidándonos de qué hay socialmente detrás de toda la producción agropecuaria, con enorme cantidad de seres humanos involucrados, no sólo laboralmente, sino como receptores de esos alimentos”.

Nuevas publicaciones

Aveshow
Recetas con pollo

Pollo al disco

En esta oportunidad traemos un plato que se vuelto echo tradicional en nuestra cocina, se trata de pollo al disco, en

DonAntonio (1)
La racionalidad aplicada a la calefacción de galpones de crianza
Bienestar Animal en plantas de faena avícola
Estamos en un punto de inflexión
“Queremos profundizar la capacitación en el sector de la construcción”
“Transformar el territorio en un lugar sustentable y sostenible”